lunes, 9 de marzo de 2009

HOMBRE ARAÑA Y SUPERMAN: LA SUPER CONTIENDA QUE COMENZO LOS CRUCES DE COMICS COMPETIDORES.

En la convención de Comics de San Diego en 1,975, Stan Lee, editor en jefe del grupo de historietas Marvel, respondía muchas preguntas que el publico le hacia en aquel panel, la respuesta que vamos a leer es sobre lo que trata este articulo, la pregunta fue: ‘¿Qué pasa con el Hombre Araña y Superman?’, el locuaz Lee respondió: “Yo tengo un agente, un joven verdaderamente grandioso que vendió el libro ‘Todos los hombres del Presidente’, él hizo tanto dinero que se volvió histérico y dijo que quería representarme a mi también. Él vino un día y me dijo ‘La semana pasada, yo estaba afuera en la costa y un chiquillo se me acerco y dijo ¿Por qué el Hombre Araña y Superman no hacen juntos una película? Caray, esa si me gustaría verla. Yo le respondí, mira, cabezota, ellos no están juntos en las películas porque Marvel es la dueña del Hombre Araña y National es la dueña de Superman y tu no puedes hacer cosas como esa’. Así, mi agente David Oaks, que es de los tipos quien hubiera descubierto la gravedad, me dijo ‘¿Por qué tu no puedes hacerla? ¿Qué si tu estas de acuerdo en hacerla y Superman también?’ debo admitir que la idea me agarró un poco y yo dije ‘Correcto, David. Estoy de acuerdo’ Así que él fue a hablar con las autoridades de Superman, no voy a mencionar sus nombres porque no quiero darle publicidad a la competencia. También ellos estaban muy interesados en hacer esta película, pero desafortunadamente ellos ya estaban haciendo una película de Superman y legalmente ellos no estaban autorizados a hacer otra película y los tratos se vinieron abajo. Pero David Oaks, mi agente dijo: ‘Si tu no puedes hacer una película ¿Qué hay sobre una historieta?’, yo le dije que eso estaba bien para mi, así que él fue con National y Carmine Infantino, quien yo pienso, debe haber estado en uno de sus raros momentos benignos y dijo que le sonaba bien.
Antes de saberlo uno ya nosotros teníamos firmado un contrato para hacer un libro de historietas llamado Superman vs. Hombre Araña” (Marvel y DC presentaron en 1,975, una historieta tabloide producida por ambas compañías sobre el maravilloso Mago de Oz, basada en la versión fílmica de MGM. Fue este hecho que haría posible los futuros cruces entre las compañías)
Al año siguiente, este especial de tamaño tabloide apareció con el titulo ‘Superman vs. El sorprendente Hombre Araña: la batalla del siglo’, además de los protagonistas, sus respectivos personajes de reparto de aquella época en sus colecciones particulares, lógicamente hicieron su aparición. Los villanos elegidos para contender con los chicos buenos fueron el Doctor Pulpo y Lex Luthor. Esta historieta gigante fue escrita por Gerry Conway y dibujada por Ross Andru. Ambos creadores ya habían trabajado antes en las colecciones del Hombre Araña y Superman. Dick Giordano fue el entintador acreditado de las figuras.
Según tengo entendido por las informaciones actualizadas, la propuesta del magno acuerdo de publicar este acontecimiento, efectivamente vino del sector de la casa de las ideas, pero existió una oposición por parte de Carmine Infantino, entonces editor en jefe de National, pero fueron sus superiores en la directiva quienes le ordenaron que se encargara de que fuese una realidad.
La edición de la aventura fue hecha por Stan Lee y Carmine Infantino junto a una cantidad de gente talentosa como Marv Wolfman, Roy Thomas, Len Wein y otros. El apoyo en los entintados lo brindaron personas como Terry Austin, John Rubinstein y Bob Wiacek. En algunas partes del relato, Neal Adams dio unos toques finales a Superman y John Romita hizo lo mismo con Peter Parker/Hombre Araña.
En 1977, yo había acabado de leer el encuentro – todavía no se utilizaba en esos años la palabra “cruce” (crossover)- de Superman versus Hombre Araña. Fue un momento muy alegre de mi pasado al tener en mis manos una historieta histórica. Luego de la euforia inicial, leí varias veces el especial y tuve la sensación que toda la aventura funcionaba mejor en el universo arbitrario y auto contradictorio en el cual los personajes de National/DC parecían vivir y no en el universo racional y consistente de Marvel (este cosmos fantástico en donde las ideas eran extrapoladas a sus conclusiones naturales, las cosas encajaban orgánicamente, donde Krypton y cosas por ese estilo, claramente no tiene sitio)
La solidez, la lógica y la verosimilitud del universo Marvel fue dañada para los coleccionistas apasionados (esos que nunca compraban los comics de National ó que dejaron de leerlos para pasar a las filas marvelianas) para ellos fue algo incomodo y contradictorio. Para los esporádicos lectores, esta “guerra” entre Marvel y DC no era de gran significado y debían dar vuelta la pagina. Pero para los que adoptaron esta afición, estos debates ó broncas aun seguirían por décadas -“¡¿De qué lado estas tú?!”- para deleite de unos espectadores ocasionales e incomodidad para otros fieles lectores de comics.
Nuevamente la oportunidad de obtener ganancias económicas se dio con una segunda reunión de los héroes emblemáticos de las famosas editoriales en 1,981. Publicado en la colección de formato tabloide ‘Edición del Tesoro Marvel #28: Superman y Hombre Araña’ escrito por Jim Shooter, dibujado por John Buscema y las figuras entintadas por Joe Sinnott. Este cruce se consideraría como una ‘secuela’ más trabajada por Marvel y aprobada por DC. La novedad fue la primera vez que el Increíble Hulk pelea contra Supes y el trepador de muros tiene un mal entendido con la Mujer Maravilla. Esta aventura confirmaba que las editoriales aparentemente preferían compartir el mismo mundo. Actualmente, los cruces entre los universos Marvel y DC son presentados como realidades alternativas o paralelas, según como se vea el negocio entre ellos y el mercado de los comics.
Para terminar, con las provechosas apariciones de los personajes de comics en el mundo del cine y que hacen taquilla en el presente siglo ¿es imposible que no se pueda hacer una película de un súper héroe Marvel y un súper héroe DC juntos? Seguimos esperando una respuesta como aquel chiquillo de los años setentas y algún día ver el primer cruce fílmico entre compañías de comics.
Escrito por Héctor Augusto Sovero Gastañeta.