martes, 3 de marzo de 2009

LA LIGA DE LA JUSTICIA Y SUS PRIMEROS AÑOS EN LA INDUSTRIA DEL COMIC.

Gracias a la renovación de la historieta de Flash en 1,956 –no es Jay Garrick, es Barry Allen- y la de Linterna Verde en 1,959 –se va Alan Scott, viene Hal Jordan- los lectores volvieron a tener un interés por los superhéroes. Julius Schwartz, editor de estos dos títulos, logró tener éxito con estas renovaciones ( en una votación para determinar las preferencias de los fanáticos que salió publicada en “Green Lantern Nº 3”, con solo un año de ser publicado en la editorial National -hoy DC- es Linterna Verde, el héroe mas popular en ese momento con 888 votos, en segundo lugar con 600 votos estaba Superman, Flash con 521 votos y Batman con 512 votos) y esta fue la señal que se estaba esperando para revivir lo que muchos esperaban en 1,960. Los avisos se publicaron así: “¡Solo imaginen! ¡Los héroes más poderosos de nuestro tiempo se han unido para formar la Liga de la Justicia de América para erradicar las fuerzas del mal donde aparezcan y en donde habiten! América saluda con trompetas y fanfarrias sus nombres… ¡Superman, Batman, Flash, Linterna Verde, Mujer Maravilla, Cazador Marciano de Hombres!” (nota: originalmente lo llamaban Manhunter from Mars y después Martian Manhunter, en algunos países de habla hispana se le conocía como Detective Marciano.)Este grupo sucesor de la antigua Sociedad de la Justicia de América fue el proyecto más ambicioso de Schwartz, no solo confiaba en los 2 héroes que editaba sino en los otros 5 que no estaban bajo su control editorial : Superman de Mort Weisinger, Mujer Maravilla de Robert Kanigher y Batman / Aquaman / Detective Marciano de Jack Schiff. (Flecha Verde de Schiff se les uniría en mayo de 1,961.) Solamente existía un escritor que podría ser asignado a semejante historieta: Gardner Fox.
De la imaginación de este hombre en 1,939 habrían aparecido personajes como los originales Flash, Sandman, Hawkman, Starman, Dr. Fate, eran el núcleo de los héroes editados por Sheldon Mayer. Durante los años cuarentas, Fox vertió todo, en relato tras relato sobre estos combatientes disfrazados del crimen, ganándose su lugar indiscutible en la historia de la era dorada. Más que cualquier cosa, su trabajo fue distinguido por sus cuentos de 58 páginas con sus héroes combinando aventuras cuatro veces al año en la Sociedad de la Justicia. Él desarrolló la idea del equipo de superhéroes y aunque la Sociedad era usualmente copiada durante esa época, nunca logró ser igualada. Cuando Schwartz escogió a Fox para que escribiera la Liga de la Justicia, estaba confirmando la continuación de las historietas de los superhéroes. Ese momento debe haber sido muy emocionante para los fanáticos veteranos de National. Existieron señales como las cartas de varios adultos agradecidos desde varias partes de su país y que el número de jóvenes entusiastas iba en aumento progresivamente. Con un sentido inteligente de la diversión, se estaba alcanzando a llegar a un público que normalmente descuidaba las historietas. Tener gusto y saber discriminar usualmente eran actos inusitados en el mundo de los superhéroes pero algunos lectores comenzaron a aplicarlos en este singular género de entretenimiento popular.
Fox estaba seguro que el moderno súper equipo no los decepcionaría, así que tuvo que redefinir su estilo argumental para la Liga dado que la economía de los años sesentas había reducido a las historias de comics a 23 páginas y las pautas editoriales habían cambiado con el paso de los años. Fox se quedó corto al utilizar una formula rígida de los años cuarenta durante los 10 primeros números de la Liga: una amenaza crea desastres en tres lugares exóticos del mundo, la Liga se divide en tres grupos, cada uno logra superar su obstáculo particular, al finalizar los héroes se reúnen para derrotar al villano que provoco el peligro.
A fines de 1,961 ocurrió algo que impactaría en la industria, pero eso lo veremos al final de este reporte; al comenzar 1,962, Fox rompió sus cadenas auto impuestas y desató su enorme imaginación para detallar intrigas únicas y tortuosas que jugaban variaciones sin fin de un solo tema, el que los héroes deben triunfar usando los sesos y no sus músculos.En un guión típico, hay un misterio desconcertante que nuestros héroes enfrentan en las primeras paginas, al desentrañarlo, ellos caen presa del súper científico loco ó un intrigante hechicero y por las ultimas paginas están atrapados en un aprieto visiblemente sin escape; justo entonces cuando todo parecía perdido, un héroe descubre una solución brillante y ¡bam! El enemigo esta acabado.
Los argumentos de Fox siempre caminaban en una línea extraña entre lo predecible y la anarquía incoherente, quizás ningún comic de ese entonces ha tenido tantas dificultades al igual que su escritor, como cuando la política editorial no permitía relatos continuados de un numero a otro –eran pocas las aventuras que duraran dos números.- Fox tenía que sacrificar caracterización casi por completo para acomodar sus complejas intrigas dentro de una aventura, hasta el punto que la personalidad mas vivaz era la mascota del equipo (el adolescente Snapper Carr, conocido en habla hispana como Carlos Tris.) Algunas veces los embrollados argumentos se veían despóticos y la narración que era extraordinariamente palabrera se volvía pesada. Pero en sus mejores momentos –y fueron muchos- Fox logró que esta historieta fuese un ejemplo de cómo un producto puede ser bien diseñado.
Esto la hizo irresistible para los chicos, puesto que no solamente se encontraban sus héroes favoritos juntos en una portada, sino que Fox les dio a sus historias bastantes sutilezas ingeniosas y risibles para entretener. Sobre el dibujante Mike Sekowsky, sus figuras peculiares con un toque humorístico y con su conocida habilidad de solucionar problemas con los bosquejos, le sirvieron muy bien en el mundo extraño de la Liga, se convirtió en un cliché entre los fans que defendían a Sekowsky al alabar su talento de apretar en un solo panel, una horda de héroes y villanos. Pero eso fue cierto y hacer bocetos complicados que se vieran dinámicos no era un trabajo fácil. Más aun, cualquier embrollo argumental que le entregara Fox, él siempre lograba darle un sentido grafico. Su arte puede que no sea agraciado –especialmente con Bernard Sachs entintándolo- pero Sekowsky siempre logró cumplir con su trabajo.Con la aceptación del comic de la Liga de la Justicia se demostró que la iniciativa de regresar el género de súper equipos atraía lectores (¿y que pasó en noviembre de 1,961?...Marvel Comics sacó a la venta los 4 Fantásticos Nº 1 y el mundo nunca volvió a ser el mismo.)
Escrito por Héctor Augusto Sovero Gastañeta.