sábado, 24 de septiembre de 2011

EL TOQUE TRABAJADOR EN CONAN EL BARBARO.

Sus primeros números fueron de un alto nivel, pero al paso de los años, el trabajo en la historieta, aunque eficiente, había perdido espectacularidad y esto había coincidido con la perdida temporal de interés de Roy Thomas.
Para algunos críticos, la historieta presentaba a un zoquete musculoso. Cuando Thomas se fue para trabajar en DC Comics, los escritores que lo siguieron no implementaron nada original, solo mantenían la línea de caracterización dejada por Thomas.
Cuando cumplió mas de doce años en la historieta, John Buscema se expresó así, “los escritores no me daban los argumentos que yo pienso deberían ser. Es siempre las mismas situaciones, una y otra vez. Ellos no tienen la misma imaginación que Howard tenia. Pero entonces, ¡pocas personas la tienen!
Me hace recordar cuando Roy Thomas en vez de darme una historia, él arrancaba unas hojas de alguna novela y me indicaba que esto era lo que seguía.
Me gustaban los argumentos de Roy ¡pero no siempre estaba de acuerdo con ellos! Nosotros algunas veces discutíamos sobre eso por teléfono.
Yo sentía que Conan era una persona muy fuerte, mas que un tipo común y Roy siempre estaba atemorizado que yo lo volviera un superhéroe, lo alejara del mundo real y lo hiciera tener la fuerza de un Hombre Araña.
Pero yo siento que existen personas hoy quienes son tan fuertes que son increíbles.
Yo estaba leyendo el otro día sobre un tipo que levanto sobre su espalda una gran tabla con un grupo de personas sentadas sobre ella, el peso de todos sumaban 3,000 kilos ¡esto es increíble! Ahora esto esta en el reino de un superhombre o un Hombre Araña. Pero Roy siempre se moría de miedo por eso.
Una cosa que yo siento es que no hay punto en tener un tipo fuerte como Conan, contada la acción a su alrededor y siempre este usando una espada.
Tú no necesitas un hombre poderoso para eso.
Den a Conan cosas que hacer con su fuerza, entonces estará justificado que es grande y fuerte. Pero ellos todavía no hacen eso. Si él se mete en una pelea, él va a estar usando una espada.”
Cuando opinaba de la primera fase del bárbaro ilustrado por Smith, Buscema decía, “estaba todo equivocado. Yo pienso que estaba muy civilizado.
Esta historia toma lugar miles de años atrás, antes que se escribiera la Historia.
Yo no estoy diciendo que (Roy y Barry) deberían haber hecho que la gente viva en cavernas, pero ahí debería haber una apariencia primitiva involucrada.
Pero esos edificios que establecieron eran muy ornamentales.
Eso no debería ser de esa forma.
Eso fue un concepto equivocado.
Yo visualizo algo diferente.
Cuando yo diseñó los edificios para las historias de Conan, no son con yeso y morteros en todo el lugar y arte deco ¿arte deco? ¡No! eso no tiene el sabor de CONAN como yo lo visualicé, cuando lo vi por primera vez.”
Sobre el sentido del humor del personaje y cuando hay escritores que lo ponen a ser más intelectual de la cuenta, Buscema fue directo, “¿su sentido del humor? El tipo es un bárbaro.
¡Yo no creo que él se ría de los chistes de Bob Hope!
Yo pienso que él podría reírse con el humor visual, a lo Charlie Chaplin.
Si un tipo se tropieza sobre una lanza y se impala a si mismo, quizás eso sea gracioso para él.
Porque el tipo es un torpe o algo así, y Conan es un bárbaro.
Lo que me molesta es cuando hacen que Conan analice las cosas.
Él no del tipo quien analiza las cosas, él actúa.
Yo he conocido gente así
Él tiene una manera simple de ver las cosas.
Él es un bárbaro, él no tiene educación, él nunca ha ido al colegio.
Él vive gracias a su ingenio.
Pero cuando lo hacen hacer cosas que Sherlock Holmes haría…él no puede figurarse como un mago hace esto y aquello ¡no hay forma!
Conan no puede sentarse y analizar las cosas.
Quizás él tiene la habilidad, pero no lo hace.
Él no lo hará.”
Conan es un personaje de fantasía que va a cumplir 80 años de existencia.
El bárbaro ladrón y aventurero que llegara a tener su propio reino es probablemente el personaje ficticio más popular en su género.
Escrito por Héctor Augusto Sovero Gastañeta.