sábado, 24 de septiembre de 2011

AQUI VUELVE DAREDEVIL, EL DIABLO DINAMICO.

Como todo fanático del Temerario, uno ya no soportaba ver que los escritores y editores de Marvel despiadadamente arruinaran la vida de Matt Murdock, destruyéndola una y otra vez.
A partir de los trabajos de gente como Frank Miller, Ann Nocenti, Brian Bendis, Ed Brubaker y otros, las cosas han sido bastante terribles para el personaje.
Para los lectores, eso no es necesariamente una cosa mala, de hecho, eso es lo que lleva a historias verdaderamente grandes; pero desde el punto de vista del personaje, se ha llegado tan lejos como se podía con un tipo que ha estado sufriendo casi constantemente por treinta años.
Repasando lo mejor de lo peor, Murdock tuvo dos novias que fueron asesinadas en frente suyo, una esposa que perdió la razón –llevando a sus suegros a prohibirle que se acerque a ella con una orden de la corte- y fue posesionado por un demonio real del Infierno, como vimos en DAREDEVIL Y LA TIERRA DE LAS SOMBRAS.
Todas estas historias cumplieron su deber, los héroes tienen que sufrir para lograr triunfar al final.
Pero cuando es constante, cuando cada nuevo equipo creativo trae nuevas y excitantes formas de hacer la vida de D. D. peor, apilando problemas y más problemas, uno comienza a pensar, porque mejor este tipo no coge un arma y se la pone en la boca.
La tarea de reconstruir al personaje de Daredevil es todo un reto para el escritor Mark Waid, por lo publicado hasta el momento, se puede ver que es el siguiente paso lógico en la vida del Temerario.
Con la excepción de la dirección muy desestimada en la historieta por Kart Kesel y Cary Nord en los años noventas, la infelicidad ha sido el estado natural por mucho tiempo, pero después de lograr desprenderse de una posesión demoníaca, uno imagina que todo lo demás puede ser un poco más fácil de enfrentar.
En otras palabras, Marvel ha destrozado al personaje hasta el punto donde ya no puede caer más bajo.
Aquí es el momento en que Daredevil / Matt Murdock comienza a reconstruirse de nuevo.
Y con tres números a la vista, eso ha sucedido.
La carrera de Murdock como abogado esta en caos, porque todos saben, o al menos se sospecha, que él pasa sus noches como vigilante disfrazado.
Todos los casos de la corte que él toma para ir a juicio terminan siendo arrojados, y para un tipo que se dedica en todo momento a tratar de ayudar a la gente, la frustración de que no se lo permitan es alarmantemente claro.
Pero en vez de entregarse a la frustración, surge una idea brillante.
Él trabaja como consejero.
Murdock enseña a las personas quienes tienen casos sólidos, pero no pueden conseguir a un abogado a que los ayude, a actuar como sus propios abogados en la corte.
No es solamente perfecto en la caracterización de un sujeto quien paso años en la dirección de una clínica legal para pobres (la fachada que hizo Nocenti) sino también e una metáfora oculta para lo que esta sucediendo en esta colección.
La gente que esta ayudando Murdock es gente que ha sufrido penurias que no les deja otra opción, pero “aquí viene Daredevil,” no para rescatarlos, sino para darles las herramientas que necesitan para reconstruirse.
Hay recursos visuales muy ingeniosos en ciertas escenas, como cuando Daredevil sale al exterior y nosotros vemos que él esta completamente inundado con gritos pidiendo ayuda.
El numero cuatro es dibujado por Marcos Martin, pero hay que mencionar que los primeros tres fueron hechos por Paolo Rivera.
Ambos dibujantes fueron parte del equipo rotativo de arte en SORPRENDENTE HOMBRE ARAÑA. Martin hace interesante la representación de los poderes del héroe, algo que solo puede lograrse en historietas.
Los paneles mostrados aquí son un ejemplo, los gritos de ayuda se manifiestan como sombras sobre las paredes que aparecen ante Daredevil en tanto él corre hacia unas construcciones de gritos.
Pero hay algo más que Martin y Waid agregaron a la historieta que es importante para hacer sentir que hay un gran cambio: ellos muestran SONRIENDO a Daredevil.
Específicamente, él esta sonriendo MIENTRAS EL ES DAREDEVIL.
Cada vez que el Hombre sin Miedo se encuentra enfrentándose con todo en su contra (como entrar a pelear con un par de leones) o arrojarse en pleno combate con los tipos malos, hay una sonrisa en su rostro, transmitiendo hábilmente este sentimiento de alegría pura incontrolable que él siente.
¿Por qué? Porque el ama lo que esta haciendo (¡!)
Daredevil (Temerario) significa un buscador de emoción electrizante, alguien que encuentra situaciones peligrosas, algo que nadie debería hacer, pero ellos lo hacen de todas formas, por la diversión, por el espectáculo, la satisfacción en ello.
El hecho que es clase de personas disfruten eso, no significa que el peligro no este allí, para Matt Murdock, las amenazas a las que se enfrenta, están allí presentes, como las que estaban el año pasado.
Pero ahora el personaje esta viviendo su nombre y parece que esta saliendo del abismo al que fue arrojado por su misma editorial.
Escrito por Héctor Augusto Sovero Gastañeta.