sábado, 24 de septiembre de 2011

UN ESTILO ESMERADO PARA CONAN EL BARBARO.

Conan es un clásico ejemplo de una historieta que llegó alto por ser inventiva y original en su época.
El personaje fue originalmente creado por Robert E. Howard para una serie de cuentos para las novelas baratas de los años treintas.
Conan fue un bárbaro que vagaba por toda la Tierra de los tiempos antiguos, encontrándose con una exposición desconcertante de brujos, monstruos, demonios y chicas con poca ropa.
El fue el primer personaje de su clase en aparecer en el formato de historietas y durante la primera muestra de entusiasmo apresurado, el escritor / editor Roy Thomas se las arregló para hacer buenas adaptaciones y escribir algunos relatos aceptables para la editorial Marvel.
La llegada del dibujante Barry Smith a la historieta es interesante.
Debido al gasto de fondos para pagar el acuerdo por la licencia, Martin Goodman y Stan Lee buscaron un dibujante que no cobrara caro por página como John Buscema o Gil Kane.
Smith dijo, “así fue, aunque la cuota que pagaba Marvel Comics a Glenn Lord por los derechos de Conan era patéticamente pequeña, ($150 por numero publicado. Atención, no por copia.) Como asunto adjunto a la situación de la cuota, Stan Lee aun no estaba completamente apoyando la idea de una historieta de Conan, como yo lo recuerdo, él estaba en contra de poner un artista importante en una colección que probablemente iba a hundirse.
Obviamente yo no era considerado importante en ese periodo.”
La visión de Thomas al principio fue hábilmente interpretada por Smith, “unos meses antes de comenzar, Roy me había enviado todas las novelas de Lancer, así que mi conocimiento y afinidad meramente era de unos meses, pero como sucedió, eso hizo que mis percepciones energéticas y frescas, porque yo estaba totalmente enganchado con el estilo de escribir de Howard.”
Conan fue casi delicadamente representado por Smith, indudablemente eso hizo que los primeros años, la colección llegara a un punto alto en lo artístico, “yo siempre fui influenciado por artistas de las bellas artes, incluyendo gente como Wyeth o Pyle.
Conan, al no ser un súper-héroe y no vivir en el universo Marvel, resulto ser el vehiculo apropiado para crear estragos en el viejo orden, el status quo y sus parafernalias fofas.”
Existen algunos números hechos por Gil Kane que fueron rellenos, debido a que Smith dejaba de trabajar por breves intervalos, “esto fue el principio de mi insatisfacción de la forma en que Marvel conducía el ferrocarril.
Yo estaba en discrepancias y existía fricciones.
Mi trabajo a lápiz era bastante acabado en esos días, tenía que serlo porque yo nunca sabía quien seria el entintador que pondrían.
Hubo un caso donde se imprimió mis lápices sin entintado (“Halcones del Mar.”)
Fueron las últimas páginas que serian impresas de copias de mis dibujos acabados a lápiz no tan entusiastas.
Eso vino a causa de problemas con la fecha de entrega por el susodicho Dan Adkins, se trataba entonces de escoger entre dejar lacerar con tinta negra por Verpoorten, Giacoia, Trimpe y Romita o seguir con dibujos a lápiz.
Se vio bastante desastroso aunque yo trate de acomodar algunas líneas en las copias.
Yo deliberadamente puse el tono en el vocabulario de colores, reduciéndolos a pasteles, para que no se borraran las pocas líneas de trabajo que permanecían en las copias.
La impresión de las historietas en esos días era deplorable, por así decirlo.”
Smith aclaro que las fechas de entrega nunca fueron su problema, “técnicamente, los colegas dibujantes no me asistían a mi, sino que ellos asistían a Dan Adkins y su agrupación de entintadores.
Ese fue un experimento que falló totalmente, que se hizo para evitar caer en las llamas de las fechas limites, yo haría una historieta, como lo hacia entonces, solamente en trazos boceteados y Dan y su estudio terminarían el trabajo “en mi estilo.”
Innecesario decir que esto no funciono bien al final.
Yo nunca mire a esos números en particular una vez que fueron publicados.”
Smith preparo “la Canción de Sonja Roja” como numero de despedida, “yo sabia que ese era mi ultimo numero en la colección.
Las presiones habían comenzado a dar empujones y yo odiaba todo sobre las políticas de Marvel Comics hacia sus creadores.
Una vez mas, Dan Adkins fue designado para entintar el trabajo (él había hecho un trabajo excelente en la historia “Sabueso Negro de Venganza.”)
Pero yo decidí que yo no iba a arriesgarme a la posibilidad de una deformación en esto, mi último Conan.
Así que yo mismo lo entinte paralelamente al regresar a Londres por unos meses, lo entinte enteramente con una pluma fuente Mont Blanc y que yo destruí en el proceso.”
Al irse Smith de la colección regular, su reemplazo fue John Buscema.
Escrito por Héctor Augusto Sovero Gastañeta.