jueves, 29 de diciembre de 2011

¿QUE TIENEN EN COMUN MAUS Y LA PANDILLA BASURA?

Si han oído de los Garbage Pail Kids (los chicos de los cubos de basura), conocidos en algunas partes del mundo hispano como La Pandilla Basura, estos fueron una co-creación de Art Spiegelman que apareció en 1,985.
Es el mismo Spiegelman que produjo el relato ilustrado de la historia de un sobreviviente del Holocausto que llevó el título de “Maus” publicado en su totalidad en 1,986.
Hay que resaltar que Spiegelman ya era una personalidad conocida en el mundo de las historietas “subterráneas e independientes” desde los años setentas, particularmente desde la creación de su revista “Raw” en los años ochentas.
De hecho, Maus apareció primero como un cuento corto y posteriormente los primeros 6 capítulos fueron serializados en Raw.
Volviendo al tema de la basura, todo comenzó cuando Spiegelman estaba en sus últimos años de adolescencia.
Él estaba trabajando como interno para la compañía Topps que se dedicaba a producir goma de mascar y publicar tarjetas para intercambiar de beisbolistas o algún tema juvenil (para los años noventas Topps también publicarían historietas.)
Muy pronto, él se encontró trabajando como parte del personal en el departamento de desarrollos de productos.
Spiegelman fue crucial en la creación de “Garbage Can-dy” que como su nombre en inglés significa es caramelo en forma de basura.
Pero fue su participación en “Wacky Packages” (Paquetes Chiflados) que solidificó su posición en Topps por muchos años.
Los paquetes chiflados eran pegatinas / postales para cambiar que consistían de parodias de productos conocidos como la crema dental Crust en vez de Crest, etc.
Spiegelman ayudó contratando a varios creativos para trabajar en los paquetes chiflados que se convertirían en luminarias de las historietas subterráneas como Kim Deitch, Jay Lynch, Bill Griffith, Drew Friedman entre otros.
Para este punto, Spiegelman ya estaba bastante involucrado en historietas independientes.
En 1,980, él y su colega Françoise Mouly (con quien mantenía algo de familiaridad) co-crearon la revista de historietas “Raw” (Crudo) hecha y dirigida para los cultores de las historietas independientes.
En 1,985, mientras todavía estaba en Topps, Spiegelman junto con Mark Newgarden, co-crearon La Pandilla Basura, que parodiaban el concepto de una compañía de juguetes que fabricaban Cabbage Patch Kids (los Chicos Repollitos) una línea muy popular de juguetes en esa época.
Los personajes de Topps se convirtieron en una sensación del momento en su país, logrando tener una serie animada para televisión y una película.
Pero las figuras, la teleserie y la película fueron tan infames, inclusive para su natal Estados Unidos, que fueron declarados ilegales y no se podía comerciar con ellos en ninguna forma.
En muchos países hubo controversias y prohibiciones de “Estampas impresas a colores o en blanco y negro, presentadas para su venta en sobres o paquetes, aun cuando incluyan goma de mascar, dulces o cualquier otro tipo de artículos, conteniendo dibujos, figuras o ilustraciones que representen a la niñez de manera denigrante o ridícula, en actitudes de incitación a la violencia, a la autodestrucción o en cualquier otra forma de comportamiento antisocial, conocidas como “Garbage Pail Kids”, por ejemplo, impresas por cualquier empresa o denominación comercial.”
Al año siguiente, las aclamadas historias de Maus por Spiegelman fueron completadas (los 6 episodios de Raw re-implementados para el libro final) y recopiladas en una novela grafica que atrajo considerable atención más allá de las historietas independientes.
Al finalizar la década de los años ochentas, Spiegelman abandonó a Topps, presumiblemente por la insatisfacción sobre los derechos de autor ya que había hecho un gran número de trabajo para ellos.
Cinco años después, Spiegelman publicó el segundo volumen de Maus.
En 1,992, la serie en su integridad recibió un premio Pulitzer especial, haciendo que esta novela grafica quizás sea la más aclamada de todos los tiempos.
Esta fue la historia abreviada de la relación del sujeto que hizo Maus, quien también co-creó La Pandilla Basura.
Es alucinante saber que aquellos responsables de grandes creaciones artísticas pueden también hundirse tan bajo y ganar dinero ¿Avaricia es buena?
Escrito por Héctor Augusto Sovero Gastañeta.