sábado, 20 de agosto de 2011

CONAN EL BARBARO: COMO COMENZO A CABALGAR EN LOS COMICS.

Han pasado más de 4 décadas desde la primera aparición de Conan el Bárbaro, personaje de novelas baratas (“pulps” y “paperbacks”) en el mundo de las historietas.
Después supimos que ROY THOMAS VUELVE A SER EL ESCRITOR OFICIAL DE CONAN DESPUES DE CUARENTA AÑOS.
Ante una nueva versión fílmica estrenada, se me ocurrió rememorar cómo llegó este personaje a ser publicado.
A fines de los años sesentas, los lectores de Marvel Comics seguían escribiendo en sus cartas que la casa de las ideas debería obtener los derechos de otros géneros que estaban apareciendo en las librerías ya que les iba muy bien en el género de los superhéroes.
Uno de los pedidos usuales era que hicieran títulos de espada y hechicería.
Roy Thomas, especie de editor asociado de la editorial, era bastante familiar con las obras de Edgar Rice Burroughs y con las novelas de bolsillo Lancer (que publicaban cierto personaje bárbaro.)
Stan Lee, editor en jefe, le preguntó a Thomas si eso de publicar historietas de espada y hechicería era una buena idea (Lee no tenia idea alguna de lo que era ese género fantástico) luego de discutir el concepto general del tema, Lee le indicó a Thomas que escribiera un memorando al gran jefe (Martin Goodman) diciéndole porque Marvel debería adquirir los derechos de personajes de espada y hechicería.
Así lo hizo.
Según Thomas, él fue bastante convincente, porque Goodman le dijo que le sonaba una buena idea, “yo le había contado en el memo que después de tener un héroe poderoso y musculoso, nosotros tendríamos un montón de bellas mujeres, quizás vestidas para un clima calido, nosotros tendríamos un montón de hechiceros que casi parecerían ser súper villanos, más un montón de monstruos. Eso sonaba bastante bien. Yo no tuve que resaltar el hecho que también se vería como un mundo antiguo o medieval, así que me dio el visto bueno para conseguir los derechos de un personaje de espada y hechicería.”
Hay que recordar que Goodman también publicó revistas y novelas baratas en el pasado con algunos personajes similares, antes de publicar Timely / Atlas Comics.
Pero “pícaro” Thomas no fue detrás del aventurero cimerio.
Debido al escaso monto de dinero que estaba autorizado para ofrecer, Thomas consideró no hacer intentos por el personaje bárbaro, pero en los tratos por otros personajes no habría suerte inmediata y eso lo pondría en el camino correcto, “yo termine contactando a Glenn Lord, el agente literario del patrimonio de Robert E. Howard. Su nombre fue mencionado en la introducción de una de las novelas de Conan que salieron en el momento que estaba frustrado por el otro trato que no resultó. Al contactarlo le dije que nosotros no teníamos mucho dinero para ofrecer pero que esto podría incrementar el mercado de Conan un poco más al presentarlo a un montón de lectores quienes normalmente no leen novelas baratas y eso tuvo sentido para Glenn, así comenzó una especie de sociedad que fue buena para Conan, buena para mi y buena para Marvel.”
Y también buena distracción para muchos coleccionistas de la espada y hechicería.
Escrito por Héctor Augusto Sovero Gastañeta.