viernes, 27 de enero de 2012

ARAÑITA Y LA GRAN OPERACIÓN PARA SECUESTRAR BEBES.



En 1,976, apareció una publicación especial bastante inusual para los coleccionistas de historietas en Estados Unidos.
Estamos hablando de EL SORPRENDENTE HOMBRE ARAÑA VERSUS EL PRODIGIO.
Para su información, esta fue una publicación especial del grupo Marvel hecha en conjunción con la federación de paternidad planeada de América s.a.
Esta es una historieta de servicio publico sobre abuso de menores que fue ilustrada por el equipo creativo del Hombre Araña de hace 36 años atrás, incluyendo rotulación y coloreado.
Se trata del plan malévolo de un villano llamado Prodigio del planeta Intellectia, quien utilizara su “monotonía magnética” en los adolescentes estadounidenses para inducirlos a tener relaciones sexuales sin pensar en las consecuencias de sus actos (como abandonar la escuela, trabajos que los llevan a un callejón sin salida, etc.)
¿Por qué esta haciendo esto? para lograr que las adolescentes tengan relaciones carnales para tener bebes y llevárselos a Intellectia para que sirvan como esclavos en ese mundo.
Pero hay detalles interesantes como la nota de motivación (“Gloria Galáctica”) pegada en su espejo. Como que el sujeto necesita ese pequeño recordatorio, ese razón de porque cuando él se levanta y se coloca encima de su verde rostro, una cara humana todas las mañanas.
Mientras se desarrolla la historia, el Hombre Araña al enterarse de este infame complot contra los jóvenes, estaba bastante consternado por la situación.
Pero afortunadamente, Arañita al final, derrota al malvado alienígena al exponerlo ante las cámaras de televisión.
Todos los que tengan décadas de leer historietas, les debe sonar muy extraño, y poder ver al asombroso trepador de paredes incluido en un suplemento de historieta donde aparecen palabras como “menstruación,” “homosexualidad,” “masturbación” y “enfermedades venéreas.”
Pero era bueno que todos los lectores infantiles de ese entonces, obtuvieran información útil sobre educación sexual.
Estos especiales son como pequeños tesoros escondidos que solo esperan ser redescubiertos.
Escrito por Héctor Augusto Sovero Gastañeta.