sábado, 6 de agosto de 2011

MARVEL VERSUS LOS KIRBYS: EL VEREDICTO FINAL.

La jueza de la corte federal de Nueva York, Colleen McMahon, dictamino en una decisión de 50 paginas para ser lo más clara posible que el patrimonio Kirby no tiene ningún reclamo legal sobre los derechos reservados de los personajes Marvel que Jack Kirby creó y co-creo para esa editorial por haberse determinado que sus labores como dibujante fueron efectuadas como trabajo por encargo bajo las disposiciones de la ley de Derechos Reservados de 1,909.
Por tanto, Marvel y su compañía paterna, Disney permanecen como los propietarios y en pleno control de los trabajos de Kirby y pueden seguir explotándolos como a ellos les convengan.
Voy a ampliar lo dicho en MARVEL LOGRA TRIUNFAR EN LOS TRIBUNALES POR EL PLEITO CON LOS HEREDEROS DE KIRBY POR LOS DERECHOS DE AUTOR.
Hay que ser bastantes serenos en esto, como la jueza lo declaró en su jurisprudencia, este caso no es sobre Stan Lee versus Jack Kirby, o si Lee creó solo el universo Marvel, o si Kirby lo creó solo, o si él fue tratado injustamente por los dueños de Marvel o por Lee.
Lo que se tenía que probar ante la corte es simplemente si el trabajo que hizo Kirby entre los años de 1,958 hasta 1,963 fue hecho por encargo o no.
Lo que se ha probado es que Jack Kirby fue un empleado contratado quien recibía asignaciones sobre diseñar personajes después de conversar con el editor en jefe de Marvel Comics, Stan Lee, quien tenia los conceptos para esos personajes.
Siendo más directos, la Ley de Derechos Reservados de 1,909 no distingue entre empleados o contratistas independientes.
Los trabajos creados por ambos automáticamente son de propiedad del empresario o grupos empleadores, a menos que todos acuerden otros arreglos.
Otros dibujantes y escritores que trabajaron para Marvel en esos tiempos han testificado que todos han trabajado por encargo (work-for-hire.)
Cuando ellos han creado algo por trabajo por encargo y renuncian a todo derecho reservado de su creación, después de morir, sus familiares no pueden obtener beneficios de lo que no es de su propiedad.
Esta clase de caso en cualquier corte se decide por las pruebas no por opiniones.
Una persona puede conocer algo como un hecho, o creer que otros también, pero a menos que pueda probarse, tan solo queda la palabra de una persona contra otra.
Lo mejor que tuvo la familia Kirby para ofrecer al caso fueron los testimonios de varias personas como John Morrow que se fiaban en rumores o cosas de oídas.
Las opiniones ofrecidas por el ex-asistente de Kirby, Mark Evanier, para sembrar dudas en la credibilidad de Stan Lee, no resultaron favorables para los Kirbys.
La corte declaró que él no estaba presente en el momento de los sucesos (en 1,958, Evanier tenia 6 años) y no tenia conocimiento de primera mano de cómo Kirby y Lee trabajaban. La corte enfatizó en declarar “por implicar en su opinión, la credibilidad del testimonio de Lee, Evanier impropiamente ha usurpado el rol del jurado.”
Atacar a Lee puede ser un pasatiempo popular entre la gente que apoya y admira a Kirby en ciertos medios de comunicación, pero en una corte de justicia, la opinión no es evidencia, meramente es opinión.
Kirby nunca demando legalmente a Marvel.
Algo que nunca fue un secreto en la industria, es que la editorial Marvel tenía muchos documentos firmados por Jack Kirby donde renunciaba a cualquier derecho reservado o de reproducción que pudiera tener sobre alguno de los personajes o temas en cuestión.
Cuando estaba vivo Kirby, él sabia muy bien que estas pruebas existían y como él nunca procuró conseguir cualquier forma de contrato por el periodo en cuestión, los Kirbys no fueron capaces de desmentir a Lee que declaró que Kirby era un trabajador independiente a quien le fue asignado dibujar arte para historietas.
El finado Kirby sabía las circunstancias bajo las que estaba trabajando y él no fue obligado contra su voluntad para realizar sus deberes para Marvel Comics.
Como cualquier empleado que trabaja por encargo, cumpliendo una asignación, el “rey” en ningún momento tuvo algún derecho sobre el trabajo que le fue pagado por realizar.
Como todos saben, Marc Toberoff es el abogado de los Kirbys, quien también representa a los herederos de los creadores de Superman en su disputa con DC Comics y Warner Brothers por la propiedad de los derechos reservados del personaje.
Aquí la situación es fundamentalmente diferente, los creadores de Superman habían creado el personaje años antes de llevarlo a la editorial de historietas con la idea ya producida para venderla.
Toberoff y los Kirbys no pudieron usar esta estrategia, porque Jack Kirby nunca llevó algo hecho de antemano a Marvel, en cambio, él esperaba que le señalaran los trabajos.
Kirby también nunca corrió con ningún gasto del riesgo asociado al publicar los personajes Marvel, en cambio, Marvel fue quien corrió ese riesgo.
Mientras tanto, Lee ha estado apoyando a Disney / Marvel en este caso, aunque en estos días, tiene varios litigios que resolver por su cuenta.
Repasando, un creador / inventor se vuelve rico al auto-publicar / producir su producto. Básicamente, al asumir el riesgo financiero de fallar.
Si tu creación es una falla y pierde dinero en un trabajo por encargo, tú no te haces cargo de la perdida, la compañía que te contrató es la que lo hace. Tú todavía te quedas con tu cheque de paga.
Igualmente, si tu creación es un triunfo y hace dinero en una situación de trabajo por encargo, tu no estas incluido para beneficiarte del riesgo financiero que la compañía tomó al seguir con tu idea. Tú todavía te quedas con tu cheque de paga.
Uno que estima las historietas y admira al “rey” no puede desearle mal alguno a su familia, pero legítimamente, ellos no se merecen nada de este caso.
Escrito por Héctor Augusto Sovero Gastañeta.