sábado, 14 de mayo de 2011

MARVEL VS DC: EL FINAL FRUSTRADO.

A mediados de los años noventas, DC y Marvel habían reabierto las comunicaciones para unir fuerzas y olvidar diferencias para sacar una serie sin precedente de cruces.
Luego en octubre de 1,995, en un recurso para ganar más dinero y no perder sus primeros lugares sobre todas las editoriales estadounidenses, las dos compañías comenzaron a promocionar la mini-serie de cuatro números MARVEL VS. DC ó DC VS MARVEL (dependiendo quien publicase el ejemplar) el golpe publicitario fue que entregaban a sus consumidores un boleto para entrar en una votación sobre una lista de peleas (Superman vs. Hulk, Glotón vs. Lobo, etc.) El final de las contiendas pugilísticas se decidiría por la mayoría de votos, cosa que en el total final ganó la casa de las ideas. Esto en verdad seria la antesala para el verdadero negocio que estas compañías habían creado: el universo Amalgama, propiedad compartida de ambas empresas, pero eso es otra historia.
Al finalizar esta sociedad de productos inter-compañías en el siglo pasado, en la primera década del siglo XXI, aparecieron rumores sobre un final inédito en la mencionada mini-serie, que un personaje de una editorial debió quedarse atrapado en el universo de la otra editorial, uno de Marvel en el universo DC y otro de DC en el universo Marvel, y se supone que el tiempo para utilizar estos personajes “invitados” en las diferentes compañías tendría una duración de un año.
¿Y si esto es cierto, que fue lo que paso?
Mike Carlin, co-editor de la mini serie especial por parte de DC Comics (junto con Ron Marz como escritor) respondió, “el intercambio de personajes para las dos editoriales si fue discutido en los procedimientos, pero antes que nosotros (Mark Gruenwald, co-editor junto con Peter David como escritor por parte de Marvel) comenzábamos a señalar quienes serian los personajes específicos para intentar hacer esto, nosotros decidimos que las jaquecas de los departamentos legales no valían la pena.
No solo por los números en donde aparecerían esos personajes, sino por las reimpresiones para toda la vida. No fueron los abogados o los jefes superiores, los que cambiaron de opinión fuimos nosotros, Gruenwald y yo, con David y Marz como los escritores.”
Así fue como se frustró el original final de DC VS. MARVEL al no poder intentar intercambiar dos personajes entre ellos.
Personalmente me hubiera gustado sí elegían por ejemplo, al Dr. Doom quedándose en el universo DC.
Escrito por Héctor Augusto Sovero Gastañeta.