martes, 15 de diciembre de 2009

SPIDER MAN: ARGUMENTOS ABSURDOS QUE AFECTAN EL ANIMO DE LOS ADMIRADORES DEL ASOMBROSO ARACNIDO.

Como todos los que leímos “Un Día Mas” en el infame momento de su publicación, la solución del grupo Marvel actual para deshacer el matrimonio de Peter Parker y Mary Jane Watson-Parker fue hacer que Mefisto, la versión de Satanás en el cosmos Marvel, borrara el matrimonio de la existencia del universo Marvel. Una trama complicada como la analicé en SPIDER-MAN: FIN DE SU MATRIMONIO Y OTRAS ALTERACIONES , ahora les puede sonar “divertido” a algunos saber que Mefisto estuvo a punto de ser el principal villano detrás de la saga del Clon, trama controversial que mencione fugazmente en SPIDER-MAN: EL HOMBRE ARAÑA VALE MÁS SOLTERO SIN COMPROMISO.
Repasemos la historia real, en 1,993, las ventas del Hombre Araña habían bajado, en medio de una caída general del sector, en el grupo Marvel de esa época estaban cansados de la vida clase media y aparentemente cómoda del matrimonio Parker-Watson. Para los escritores y dibujantes, Parker/Araña no tenía suficientes problemas como antaño. Para tratar de atraer nuevos lectores e imitando la “estafa” bien elaborada por DC con su hombre de acero SUPERMAN: ¿MERCANTILISMO MORBOSO DE UNA MUERTE MEDIOCRE O EL FIN JUSTIFICA LOS MEDIOS?, el grupo que editaba los comics del trepa muros –los infelices no sabían con lo que se metían- desenterraron una situación inverosímil que sucedió en la continuidad del Hombre Araña en los años setentas.
Esto va para largo, “verdaderos creyentes” Veamos, dos años después de morir Gwen Stacy, la novia de Parker –en tiempo real, damas y caballeros- el profesor Miles Warren/Chacal logró crear una clon de Gwen para torturar mentalmente a Parker/Araña por haberla asesinado (obviamente que no fue intencional, pero la verdad es que al tratar de salvarla durante su combate contra el original Duende Verde, quien la arrojó desde lo más alto del puente de Brooklyn. Al intentar frenar la caída de su amada con su telaraña, Araña le rompió el cuello. Hablando de tramas complicadas. El editor supremo, Stan Lee, arrepentido de haber aprobado la idea de John Romita y este argumento de Gerry Conway, ordenó que volvieran a la vida como sea a Gwen Stacy para aplacar los insultos y la ira de los lectores que resistían ó ponían oídos sordos a las hábiles manipulaciones de Lee (el atemorizado “hombre” que grita “excelsior” no podía dar “cara al frente” ante sus “verdaderos frenéticos” que se “descolgaron” para “atragantarlo” con su verborrea, “todo dicho.”)
El operativo: “regresar a Gwen” que comenzó en el número 129 finalizaría veinte meses después, en el último episodio de esta continuada trama complicada, el Hombre Araña se enfrentó a su propio clon, también creado por Warren y programado para pensar 100% igual. Toda una crisis de identidad. Para cerrar los cabos sueltos, Warren y el clon del Araña murieron en una gran explosión –y se vieron sus cadáveres para no dejar ni una mínima duda de que esto era definitivo- dejando que el clon de Gwen viva anónimamente en algún rincón de los Estados Unidos, fin –lo que todos verdaderamente querían era terminar esa vergüenza editorial de la vista y que todo permanezca en el limbo del olvido, la orden sería que esto no se vuelve a tocar. En esos años, nunca jamás SI ERA nunca jamás.
Hoy todos sabemos y tenemos presente que esto es un negocio que sirve para generar millones y nosotros como consumidores somos parte esencial y si algo no nos agrada ó no distrae, exigimos cambios ó no compramos lo que nos ponen en la cara, pero en el pasado, hubo un instante novedoso en la larga vida del comic, que las historias dejaron de ser simples para ser complejas y maduras.
Fue un desarrollo paulatino como si uno creciera con los personajes al mismo tiempo. La fuerza del realismo impuesto en aventuras que se suponía eran infantiles por Marvel hicieron que la competencia también comenzara a hacer lo mismo, ganando credibilidad en cosas como “si un personaje principal ó secundario muere, MUERTO SE QUEDA” y punto. La sensación de respeto a los fallecidos se terminaría cuando se procedió a “desenterrar cadáveres” en ciertos argumentos, como cuando Bill Mantlo en PETER PARKER, EL ESPECTACULAR HOMBRE ARAÑA # 25-31 escribió sobre un clon mal hecho y cadavérico del mismo Miles Warren llamándose Carroña y durante el evento “La Guerra Evolucionaria” en 1,988, en un enfrentamiento del Hombre Araña con el Alto Evolucionario en el anuario de esta colección escrito por Conway, al escritor se le ocurrió utilizar al clon de Gwen que estaba olvidado en un rincón del limbo Marvel, se declaró “oficialmente” que el obsesionado Warren nunca pudo hacer ningún clon por falta de tecnología, raptó una chica parecida a Gwen logrando alterar su físico con un virus genético transformándola a un nivel celular en una copia casi idéntica de la novia de Parker, la gran falla de los editores Jim Salicrup y Tom DeFalco fue que en la historia de Conway no explican nada-cero sobre ¿cómo pudo existir entonces un clon “Peter/Araña” si Warren no podía hacerlo? para ellos seria “el fin” definitivo de los clones….hasta la próxima trama complicada, claro.
Conforme entramos en los años noventas, el proceso de “amonedar” los comics estadounidenses sacrificando la credibilidad de muchas historietas fue algo que todas las editoriales recurrieron para hacer dinero fácil de los sufridos fanáticos, gente curiosa y especuladores ambiciosos. Sabiendo que iban a escandalizar a todos (viejos, nuevos y ocasionales consumidores del personaje) lo suficiente para hacer comprar todo el material del Araña, el grupo Marvel de esta época se emperró en afirmar que el Hombre Araña que todos admiraban y coleccionaban por décadas, no era el verdadero sobreviviente en el combate de 1,975 sino el clon hecho por Warren/Chacal (¿Quéee? ¿En qué quedamos, son verdaderos clones? ¿Warren trabajó con el Alto Evolucionario y si tenía todo para producir clones en masa? ¿Si existe un clon de Gwen? ¿Etcétera, etcétera?
Hablando de tramas complicadas y que nos destripan las billeteras) estos sujetos “creativos” con ó sin mala intención, comenzaron a renegar de todos los trabajos publicados y enredosos por gran cantidad de sus colegas que los antecedieron y burlarse de la credulidad de sus consumidores de años en respecto a “¿de verdad existe una continuidad para respetar?” No cuando se tiene que ganar mega dólares con el personaje emblemático del interés humano de este Marvel en problemas financieros (menudo traspié editorial que hizo rodar cabezas en la casa de las ideas, gracias a los fanáticos y simpatizantes que se unieron y decir ¡NO!) ya para 1,996, el fastidiado editor en jefe, Bob “embarrado” Harras, logró normalizar el status quo para beneplácito de los fanáticos más radicales.
Por fin ¿Y cómo llegó a considerarse a Mefisto como la solución del problema que habían perpetrado contra el Hombre Araña en la saga del clon? Hablare sobre el proyecto “Curva del Tiempo”. En 1,995, se buscaba resolver el dilema de la compañía con lo del clon y había surgido una idea dentro del calamitoso grupo editorial del Hombre Araña (Bob Budiansky, Eric Fein, Mark Bernardo, Glenn Greenberg, Tom Brevoort, entre otros “talentosos”) Fue Brevoort quien sugirió –para sorpresa e intriga- que ni Peter Parker ni Ben Reilly eran el clon, sino que ambos eran el mismo y original. Su idea era que de alguna forma, Parker fue enviado cinco años atrás en el tiempo, donde podría co-existir con Parker de ese tiempo y de alguna manera siendo convencido que era el clon. Peter entonces pasaría los siguientes 5 años –tiempo Marvel- viviendo como Ben Reilly. Cuando Peter/Ben alcanzan el punto en 1,996 (el año donde esta historia va ha tener lugar) donde él es enviado hacia el pasado para convertirse en Ben, la “curva en el tiempo” se cierra, y existe solamente un Peter Parker que se queda en el presente –el quien ha vivido los últimos cinco años como Ben Reilly. El Ben Reilly de 1,996 entonces recuperaría todos los recuerdos de las aventuras de Parker desde EL SORPRENDENTE HOMBRE ARAÑA #149 hacia delante, así daría validez a los 20 años de historias del Hombre Araña y confiando que esto agradara a los fanáticos de largo tiempo.
Este escenario cumplía con el requerimiento que impuso Budiansky, no solo Parker debía ser restaurado como el Araña, sino que Reilly debía ser validado como personaje, también. Este no podía ser descartado como otro clon que solo estaba puesto por ahí, ó un robot, ó algo más que pudiera ser descartado fácilmente de manera informal.
Ahora llegamos al punto clave de “¿quien esta detrás de todo esto?”
La solución fue determinada por dos personajes que estaban apareciendo en los comics de ese tiempo, Scrier y Judas Traveller serian los tipos detrás de esto.
Según el plan, estos dos personajes estarían en conflicto directo entre ellos, habiendo urdido un torneo, cuyo ganador se llevaría todo. Esto resolvería la disputa de Scrier y Traveller sobre la naturaleza innata de la humanidad, el Hombre Araña representaría a toda la humanidad y sus acciones durante el torneo determinarían el resultado y al ganador. Si las acciones de Arañita probaban la teoría de Traveller que la humanidad es inherentemente buena, entonces él ganaría el torneo y le seria permitido remover toda la maldad de la Tierra. En caso que Araña perdiese, seria Scrier quien ganara y Traveller tendría que terminar sus estudios y deberle un pago muy especial a Scrier, Peter y Ben se niegan a participar, pero ellos no tienen de donde escoger. En una gran demostración de poder, Scrier hace desaparecer por completo a Peter Parker como si nunca hubiese existido ante los ojos de Ben Reilly y Mary Jane. Angustiado y espantado, Reilly se lanza vengativo sobre Scrier para destrozarlo, pero este le pregunta a Ben, ¿que daría él por tener de regreso a Peter, podría ofrecer su alma y aceptar la condenación eterna solo por restaurarle la vida a Peter? Incapaz de soportar la pena de Mary Jane (una de sus amigas más queridas y cercanas) y también habiendo llegado a estimar a Peter como amigo y “hermano,” Ben diría que estaría dispuesto a dar cualquier cosa para hacer volver a la vida a Peter, incluyendo su propia alma.
AQUÍ ES DONDE VIENE LO “DIVERTIDO”, AMIGOS: el fantasmón paliducho ríe y se quita el disfraz revelando su verdadera forma a los personajes y a los lectores… ¡MEFISTO! Él le dice: “Bien, Peter esta vivo. De hecho, ¡él nunca murió! ¡Porque tú eres Peter! ¡Tu siempre has sido Peter!” (Hablando de tramas complicadas, esta fue mencionada en el comic HOMBRE ARAÑA: 101 MANERAS DE TERMINAR LA SAGA DEL CLON en 1,997) En última instancia todo esto fue descartado por la gavilla de editores, al final, ellos consideraron “la curva en el tiempo” como una idea demasiada cósmica para una historia del Hombre Araña, pero la mantuvieron todo el tiempo hasta que una nueva idea se cruzó en el camino.
Su problema no es que esa idea fuera “demasiado cósmica” para el Hombre Araña, sino que al hacer participar a Mefisto, eso se convirtió en una resolución sobrenatural para una historia que hasta ese punto tenia profundas raíces en la ciencia ficción, sin alguna verdadera razón detrás de ella para apoyarla. Pero que ritmo increíble tienen para aparecer en algún momento en las cabezotas de ciertos “talentosos” esas ideas satánicas para meterlas en un comic de aventuras estructurado en la ciencia ficción, rayando en el género del crimen. Que las ideas del género de horror y lo sobrenatural sean metiches en un comic como el Hombre Araña solo muestra la pobreza creativa de los encargados.
Otra solución que estaba siendo discutida, SIN la intervención demoníaca, fue la que sugirió Todd Dezago, que Ben Reilly fuese el clon todo el tiempo y que la embarazada Mary Jane también fuera un clon –el Chacal habría capturado a la verdadera pelirroja hace años y la mantenía en animación suspendida hasta ese tiempo. Finalmente, los clones Ben y Mary Jane se desintegrarían como resultado de una degeneración celular, así Peter y la verdadera Mary Jane NUNCA estuvieron casados.
Dezago fue claro: “¡no hay un bebe! ¡Peter es soltero! ¡No es un clon! ¡La desorientada MJ tiene que reajustarse a la situación! Tenemos que reducir la tragedia de Peter al perder su familia teniendo en su entorno a una ‘nueva’ Mary Jane ¡él se sentirá responsable que ella haya perdido cinco años de su vida al ser envuelta en esto porque él era el Hombre Araña!”
Umm, hablando de tramas complicadas ¿esa es una manera lógica para anular el matrimonio de Arañita? “¿Por qué no hacemos que la MJ que se casó con Peter sea un clon?” En 1,996, solamente se estarían “perdiendo” los años de continuidad en las historietas concernientes al personaje de Mary Jane Watson, y aun así, siempre podrían usar a la nueva Mary Jane, más joven que antes (pero al juntarla con el personaje de Peter, habría que admitir que es más viejo de lo que quieren sus propietarios) si esa idea hubiera sido apoyada ó mejor trabajada, quizás el héroe estaría soltero sin ningún tipo de rebuscadas explicaciones místicas-mágicas.
En fin, si usted no coleccionó ó no estaba enterado de la “gran” idea que si llegó a ser la solución oficial en los comics del Araña, fue “Norman Osborn no murió en 1,973, tenia un poder de auto regeneración celular y se mantuvo oculto fuera de los Estados Unidos hasta 1,996, volviendo para vengar la muerte de su hijo Harry “Duende Verde II” y es el causante de toda la confusa saga del clon”, no es una gran idea, pero al menos todo el embrollo se le achacaría a un conocido villano del “Hombre Araña” que estaba activo en la serie animada de los años noventas (¿Quéee? ¿Harry esta vivito y coleando hoy? ¿¿cómo?? ¡¿Por magia!? Hablando de tram….arrgh.)
En la actualidad, a veces, Marvel da la impresión de estar aterrada por sus personajes “volviéndose viejos”, JM Straczynski fue contratado para revitalizar la relación de los personajes, se hizo lo mejor que se pudo hasta que toda la colección fue demolida por “Joefisto Quesadilla” y su corte de diablillos, pasando a la historia como… ¿los años apócrifos del asombroso Arañita? Ahora, si no es demasiado tarde ¿alguien podría apretar el botón para reescribir historias a la conveniencia de las editoriales para comenzar a decir que la Gwen Stacy que se acostó con Norman Osborn era la clon? Enfrentémoslo, siempre habrá y se hablara de tramas complicadas en este negocio del comic.
Escrito por Héctor Augusto Sovero Gastañeta.

1 comentario:

Fraga dijo...

Así es, por estas absurdas volteretas argumentales es que dejé de comprar la mayoría de las historietas de superhéroes. Afortunadamente, apareció Sin City.