sábado, 11 de junio de 2011

BURLANDOSE DE LA VIOLENCIA EN UNA VENA VARICOSA.

Como ya lo mencione antes, la historieta LOCO de EC Comics fue tan bien recibida por los consumidores que esta editorial publicó en 1,953 otra del mismo estilo llamada PANICO, pero su humor negro estaba dirigido a un publico más adulto como vimos en uno de sus cuentos BURLANDOSE DE LA NAVIDAD EN UNA VENA VARICOSA.
Sabemos que la historieta fue prohibida en Massachussets por la parodia de Santa Claus que fue todo un tema, pero el fiscal del distrito de Nueva York vio algo en otro cuento que no fue de su agrado, específicamente la descripción visual de las mujeres.
Estamos hablando de una parodia de Mike Hammer, un personaje de Mickey Spillane titulada “mi Pistola es el Jurado” por Jack Davis.
Según algunos historiadores, un grupo de oficiales de policía neoyorkinos fueron a las oficinas de EC Comics y compraron una copia de PANICO #1 de la recepción de EC. Ahora con la prueba de la venta, ellos fueron a buscar a Bill Gaines, el editor y dueño de las historietas Entertaining.
Lyle Stuart (gerente de negocios de EC Comics en ese tiempo) y Gaines oyeron a los policías buscando a Gaines. Stuart hizo que Gaines se ocultase en uno de los baños mientras Stuart recibió a los policías y se ofreció ir arrestado en lugar de su jefe. Ellos aceptaron la oferta de Stuart y cuando ellos llegaron a la estación policíaca, se dieron cuenta que necesitaban también arrestar a Shirley Norris, la recepcionista que en realidad, les vendió la copia de Pánico. Así que ellos regresaron y también la llevaron a la estación. Mientras el par aguardaba su audiencia en frente de un juez, Gaines estaba dispuesto a hacer cualquier arreglo silenciosamente antes que el caso llegara demasiado lejos. Pero Stuart insistió en que las cosas siguieran su curso hasta la corte.


Cuando la audiencia tuvo lugar, el juez desestimo el caso rápidamente, consideró que el argumento de la acusación (los dibujos de las piernas de las mujeres eran pornográficos) era demasiado ridículo.
Aun así, aunque Stuart y Norris fueron liberados y el caso retirado, la publicidad ciertamente no ayudo a Entertaining Comics Group cuando estuvieron en las audiencias del senado estadounidense que se llevaron a cabo unos meses después.
Escrito por Héctor Augusto Sovero Gastañeta.