viernes, 19 de noviembre de 2010

UNA REACCION A LA NEGADA REDUCCION DE PRECIOS DE MARVEL COMICS.

Las historietas son un negocio. El caso de J. Michael Straczynski, un escritor quien no puede terminar un proyecto iniciado en colecciones mensuales, es un problema que empieza a ser notable bajo el dominio de personas como Joe Quesada y Dan Didio.
La gente se pregunta porque las historietas no pueden generar más lectores nuevos o porque las editoriales han estado perdiendo lectores en un ritmo que alarma.
Una razón tal vez sea porque los editores no pueden esperar razonablemente que lectores nuevos y antiguos compren un producto publicado en una base regular cuando ellos no van a tener el talento creador promocionado e incluido en el material lo suficiente para completar la historia. Desde varios años atrás, el negocio ha cambiado de una historia nueva y única mensual a dos epopeyas de seis partes cada año, cada una serializada por 6 meses. Las historietas son re-numeradas desde el numero 1 casi a una base regular. Poner como etiqueta “Parte 2 de 6” es más importante que “numero 35” porque le dice al interesado en que momento puede estar uno a punto de entrar en una historia y todo esta perfectamente planificado para el eventual tomo recopilatorio.
Marvel Comics intenta atraer nuevos lectores que no se sientan "atemorizados" o "confundidos" con las altas numeraciones de sus títulos o los largos años de continuas aventuras de sus súper héroes y ha preparado números especiales seleccionando a sus héroes más populares para ser publicados y captar la posible atención de la nueva generación de lectores.
Ya veremos si les resulta esta táctica, puesto que difícilmente algunas colecciones alcanzan la cifra de 100,000 copias vendidas.
Pero lo que no va ayudar en el próximo año a mantener algunos de sus títulos en actividad, podría ser el alto costo de esta afición en esta época.
Para algunos aficionados ha sido muy tardía la aclaración de la editorial con respecto a que no va ha reducir los precios en su línea de historietas como su distinguida competencia, salvo en ciertas ocasiones especiales cuando su departamento de mercadería lo considere necesario.
Muchos compradores no tienen problemas con pagar $4 por historieta, si su contenido lo vale, obviamente si es más barato el precio de portada, seria mucho mejor para las adoloridas billeteras.
Lo que incomoda a muchos consumidores hasta el momento, es el hecho que los actuales encargados de la casa de las ideas implicaron que el error se debía a sus seguidores malinterpretando lo comentado en el foro de la Comic-Con y haciendo una noticia inexistente sobre nuevo material publicado a $3 que recorrió en la Internet.
En ningún negocio del mundo, ser irrespetuoso con su clientela ha sido de gran ayuda.
Uno puede imaginar que desde que la corporación Walt Disney paga las cuentas, ellos estarían más atentos e implicados en lo que pasa dentro de la casa de las ideas.
Escrito por Héctor Augusto Sovero Gastañeta.