martes, 16 de noviembre de 2010

COMO RECREAR PERSONAJES BIEN Y NO HACERLO AL ESTILO LIEFELD.

La historia de la transición del Capitán América que hizo Rob Liefeld para Marvel y luego su versión de Combatiente Americano para su editorial Awesome Comics es algo que merece narrarse.
Cuando Liefeld se fue del CAPITAN AMERICA (en la época de “Héroes Renacen” de los años noventas) lo hizo con un número de historias que él y Jeph Loeb habían preparado pero que Marvel no las iba usar.
Así que Liefeld se decidió a convertir esas páginas sin usar en una nueva historieta con algunos cambios y para ello, él quiso obtener los derechos del Combatiente Americano de Joe Simon y Jack Kirby
El dibujante-empresario sabia que seria mucho mejor utilizar un personaje establecido con esas paginas sin uso y a eso se dedico.
Él no pudo concretar un trato al precio que él deseaba y es en ese momento cuando él crea un nuevo personaje llamado Agente América.
Esta táctica fue para obligar a los poseedores de los derechos del Combatiente Americano para que le otorgaran los derechos, lo cual sucedió.
Él había hecho unos dibujos usando el personaje nuevo, que hicieron que la gente del Combatiente Americano considerara primero tomar acción legal, pero durante las negociaciones para la sucesión del Combatiente, Marvel entro a demandar a Liefeld.
Liefeld ya había presentado un comic de “muestra” en una convención de historietas, en su interior estaba lleno de “robos” espectaculares. Aparte de la Bucky femenina, hay una escena del recuerdo donde “Agente América” se encuentra con quien obviamente es Nick Furia y los Comandos Aulladores; y el villano era un nazi que tenia un cráneo de metal por cabeza (¡!) Los vendedores de ese entonces vendían eso como material que esta siendo demandado, aproveche de comprarlo antes que desaparezca.
Antes que se iniciara el juicio, Liefeld consiguió concretar el trato para explotar Combatiente Americano, lo cual reforzó sus afirmaciones y al final del juicio, ambos bandos sintieron haber conseguido una “victoria.”
Liefeld fue capaz de reutilizar sus paginas del Capitán América como Combatiente Americano, pero Marvel consiguió que el juez le ordenara al “entusiasta y dinámico dibujante” que el Combatiente nunca podría arrojar su escudo y que tendría que pasar por algunos cambios cosméticos, tales como el colorido en su disfraz.
Una de las muchas críticas sobre la actitud de este sujeto es como practicaba este negocio, con ese estilo suyo de promocionar productos que nunca estaban completos.
O parcialmente terminados, realmente parecía que él se despertaba con una idea que le parecía excelente, dibujaba un afiche promocional ó una historia de cinco paginas y entonces procedía a ponerla en la lista de pedidos como nueva colección.
Durante el proceso, él perdía el interés y seguía con la siguiente idea “genial.”
Escrito por Héctor Augusto Sovero Gastañeta.