miércoles, 1 de diciembre de 2010

CONFLICTOS PARA CONTAR UN CUENTO Y COMPLICACIONES CERCANAS CON LA COMPAÑÍA QUE CONSINTIO LA CONCESION.

Algunas propiedades se trasladan bien en un formato de historieta. Otras no.
Es lo que sucedió con SUPER ESPECIAL MARAVILLA #3: ENCUENTROS CERCANOS DEL TERCER TIPO y sus dificultades envueltas en adaptar este tipo de proyectos.
La película fue toda una fusión correcta de atmósfera fantástica, reparto, diálogos, locaciones, música, efectos, sonidos y ya no se más que decir. Si ustedes lo saben, allí estaba.
La tarea de adaptar todo este clásico de la fantasía moderna en ese momento recayó sobre los hombros del escritor Archie Goodwin y el dibujante Walter Simonson que fueron apoyados por Klaus Janson en los entintados y la producción de la editorial Marvel.
Mientras ya han existido anteriormente adaptaciones de historietas que han duplicado alguna toma fílmica y fotos en el arte final, en este número especial parecía que la mayor parte de los diseños de personajes y utilería fueron creados por su propia cuenta.
Al hojear todo el especial, uno no podía ubicar de inmediato a Richard Dreyfuss, Teri Garr o a Francois Truffaut.
Marvel y su equipo trató de replicar lo más contundente en palabras y gráficos lo que todo el mundo vio y escucho en las grandes pantallas de su localidad.
Una tarea imposible.
No se les puede criticar por no colmar las expectativas de cumplir 100% con sus lectores que estaban acostumbrados a mentalmente comparar películas con sus adaptaciones de historietas.
Y este fue un caso donde la espectacularidad de una película de este tipo con una banda sonora de John Williams, puede predisponer a un lector a buscar más desaciertos que logros.
En el pasado y probablemente se mantiene en nuestro presente con mayor énfasis, que las compañías editoriales generalmente pagan dinero extra para obtener los derechos de usar el parecido de los actores en sus adaptaciones de películas.
Para resaltar el tema aquí, en la misma época que Marvel tenia los derechos para publicar en las historietas LA GUERRA DE LAS GALAXIAS, estaban incluidos los derechos de usar el parecido de los actores que salieron en la película.
En el caso de la adaptación de “Encuentros cercanos del Tercer Tipo” que hizo Marvel, el trato no incluía los derechos para utilizar el parecido de los actores que participaron en ese filme.
Eso explica porque el personaje del “héroe” Roy Neary y todos los demás, eran bastante diferentes a como uno los había visto en el cine.
Las situaciones sobre los derechos para las adaptaciones de teleseries y filmes son frecuentemente complejas y no necesariamente bien entendidas por la gente que no trabaja en distintos departamentos legales.
Como se vio en ese especial ilustrado de Marvel, los responsables del filme y los ejecutivos del estudio de cine Columbia estaban muy nerviosos sobre soltar cualquier información, que eso incluye a las imágenes, antes de ser estrenada la película en las salas de exhibición.
Como resultado, el guión oficial que fue les fue entregado a Goodwin y Simonson para adaptarlo no estaba muy completo y tuvieron que trabajar con poco o nada de apoyo por parte de los dueños de la película.
Según declaraciones de ambos creativos, se les mostraron varias fotografías, un breve fragmento de la escena con los ovnis volando sobre los caminos del condado, se les mostró ciertos apuntes y fotos de pre-producción, pero básicamente fueron una serie de cosas que no se les permitieron sacar fuera del estudio.
Fue decididamente un caso de memorizar bien y luego irse a trabajar con lo retenido en sus cerebros. Simonson dijo que logró que le permitieran hacer unos rápidos bocetos y eso fue todo.
Mientras ellos trabajaron sin apoyo de los estudios, Goodwin y Simonson admitieron haber recibido ayuda de gente amiga.
Personas no relacionadas con el estudio o con los responsables directos del filme y que lograron ver una presentación especial de la película antes de su estreno oficial (una presentación que el dueto creativo no consiguió ver) les ayudaron un poco al describirles ciertas cosas para incorporarlas al material de su guión, siendo capaces de mostrar en el principio y al final de la adaptación del filme, algo que supero sus expectativas.
Fue todo un ejercicio de trabajar en la oscuridad para lograr sacar una adaptación de historieta que a pesar de los inconvenientes, finalmente lo que buscaba era ser una lectura presentable.
Escrito por Héctor Augusto Sovero Gastañeta.