lunes, 6 de diciembre de 2010

EL GRITO DE ¡SHAZAM! - EL JUICIO DONDE SUPERMAN LO SILENCIÓ Y ESCUCHANDOLO EN LA EDITORIAL QUE LO ELIMINÓ.

En la lejana era dorada de las historietas estadounidenses, Fawcett publications decidió tratar suerte en el floreciente negocio de las historietas.
Se dice que el mismo propietario, Wilford “Billy” Fawcett superviso la creación de un nuevo superhéroe que utilizaría el rango militar que obtuvo cuando estuvo en la primera guerra mundial, Capitán, además de la fuente de los súper poderes mágicos del héroe, Trueno.
El disfraz era inspirado en un uniforme de corte militar con adornos y un rayo como insignia pectoral, también incluía una capa con flores ornamentadas que colgaba por el cuello al estilo ceremonial llevado por la antigua nobleza británica.
El debut del Capitán Trueno fue en dos historietas de blanco y negro en formato “ashcan” para efecto publicitario y anunciar su presencia, no para iniciar una colección. Lo usual con ese tipo de ediciones era que fuesen directo a la basura, después de verlas el publico.

Como pueden apreciar, el primer número era “Historietas Centellantes” y el segundo en salir fue “Historietas Emocionantes.”
Luego de eso, la editorial se enteró que esos títulos estaban registrados y no solo eso, ya existía otro Capitán Trueno (¡!) Por eso en el último minuto, por razones legales, el nombre del Capitán Trueno fue cambiado a Capitán Maravilla.
La nueva historieta se llamó HISTORIETAS ZUMBADORAS (Whiz Comics) con toda seguridad en referencia a la revista burlesca que Fawcett publicaba: “Captain Billy’s Whiz Bang,” su titulo es una clara alusión al antiguo rango y sobrenombre del propietario que durante los bombardeos en esa guerra, él escuchaba los “zumbidos” y “estrépitos” de balas y bombas.
Como el último de los problemas para sacar a la venta este personaje, no se hizo una guía de color para el disfraz por parte de Fawcett y lo dejó a la discreción del grabador de láminas.
En aquellos años, la mayoría básicamente dejaba que los grabadores hicieran ese trabajo. En el caso de Fawcett Comics, todo lo que ellos querían era que el rayo que sale en medio del pecho del disfraz fuese amarillo. Así que con toda honestidad, Fawcett no sabia de que color seria el disfraz del Capitán Maravilla hasta tener en sus manos y ver Whiz Comics #2.
Whiz Comics #2 es la primera aparición oficial del Capitán Maravilla porque Whiz Comics #1 no existe.
Historietas Zumbadoras fechada febrero 1,940 debutó en el segundo numero con un nuevo re-nombrado Capitán Maravilla y con un disfraz coloreado de rojo.
Dibujado en un estilo caricaturesco por C.C. Beck, un niño sin hogar llamado Billy Batson siguió a un misterioso extraño dentro de los túneles abandonados de una estación de trenes subterráneos. Allí se encuentra con un viejo mago llamado Shazam quien le ordena al chico que diga su nombre.
SHAZAM es un acrónimo que significa sabiduría de Salomón, fuerza de Hércules, vigor de Atlas, poder de Zeus, invulnerabilidad de Aquiles y velocidad de Mercurio.
La palabra mágica sirve para transformar a Batson de niño a un adulto desarrollado que se llamara Capitán Maravilla.
La formula del cuento fue ganadora desde su inicio y al ver que se agotaba la historieta, Fawcett decidió expandir su línea al darle al buen Capitán su propia colección: AVENTURAS DEL CAPITAN MARAVILLA y aprovechar para presentar más comics de superhéroes como Historietas Maestras, Demoledor de Espías, Flecha Dorada y otros más.
Con el “gran queso rojo” superando al mismo Superman en ventas, el siguiente paso de Fawcett fue expandir la línea del Capitán Maravilla con CAPITAN MARAVILLA, JR., MARIA MARAVILLA, LA FAMILIA MARAVILLA.
Todo esto sucedió mucho antes de la aparición de las versiones juveniles de Superman: Superniño y Superniña.
Fawcett Comics hábilmente creó una línea basada de superhéroes adolescentes que eran héroes por merito propio y no por ser meros compañeros (sidekicks.)
¿Pero se consideró que esto provocaría un descontento en sus competidores? Parece que uno de ellos considero que todo lo que sube tiene que bajar, ya sea por las buenas ó por las malas.
En 1,941, Detective Comics inició una demanda contra Fawcett Comics clamando que el Capitán Maravilla estaba infringiendo los derechos reservados de Superman.
En el tiempo que tomó el juicio, la corte dictaminó que el “gran queso rojo” si infringió el derecho reservado de DC sobre Supes.
Paneles específicos del héroe de Fawcett volando y haciendo obras fueron usados como evidencia para mostrar que sus aventuras y hazañas eran plagiadas del héroe de DC (después de 1,947, la compañía seria rebautizada como National Periodical Publications.)
Pero la corte también dictaminó que DC no podía hacer cumplir sus derechos de reproducción porque los había abandonado (¡!) la base para esta decisión fue que la tira cómica para periódicos del hombre de acero, la cual era producida por el Sindicato McClure bajo permiso de DC, no incluyo ninguno de los avisos necesarios sobre derechos reservados que eran requeridos en aquellos años por la ley para asegurar y mantener un derecho de reproducción.
Así, la corte declaró que DC había abandonado su derecho reservado sobre Superman y no podía hacerlo cumplir, victoria para Fawcett.
En la corte federal de apelaciones en Nueva York, se confirmó parcialmente parte del dictamen de la corte y también se revertió en parte la decisión de ese juicio.
En la corte de apelaciones se acordó que el Capitán Maravilla violaba el derecho reservado de DC sobre Superman. Se dictamino también que DC no había abandonado su derecho de reproducción, se hizo ver que no hubo ningún intento para abandonar tal derecho por DC al continuar pegando avisos de derechos reservados en todas las historietas de Superman publicadas.
La corte de apelaciones también dictaminó que DC no podía hacerse responsable por los deslices de la gente de McClure con su licencia. Por esas razones, DC nunca abandono sus derechos sobre Superman y podía hacerlos cumplir.
La corte de apelaciones regresó el caso a la corte para seguir con otros procedimientos.
En este momento, Fawcett ya sabía que había perdido técnicamente el juicio, al probarse que se violaba el derecho reservado de Detective Comics.
La querella de Fawcett-DC había comenzado cuando las ventas de la editorial del “gran queso rojo” estaban muy altas, pero a mediados de los años cincuentas, sus ventas de la entera línea “Maravilla” estaban bajando. Así que en 1,953, Fawcett escogió arreglar con los demandantes en vez de continuar con un juicio que iba a perder al publicar un personaje y su universo que estaba dando traspiés en las ventas.
En el acuerdo, Fawcett Publications aceptó nunca publicar una historieta del Capitán Maravilla. ¿Nunca digan nunca jamás?
En esa época, varias editoriales en la industria de la historieta estadounidense se desplomaron y la división de historietas de Fawcett Publications fue cerrada.
Algunos de sus personajes-propiedades fueron vendidos a Charlton Comics entre 1,954-1,955. Charlton imprimió varias historias ya dibujadas, aunque había algunas que necesitaban cambios en algunos detalles como sucedió con “Hoppy, el conejo Maravilla” que fue llamado “Happy, el conejo Mágico.”
Historietas de Fawcett como EN ESTA REVISTA HAY FANTASMAS e HISTORIAS EXTRAÑAS DE SUSPENSO continuaron su existencia en Charlton, quienes aprovecharon el material del inventario de Fawcett que no se había publicado.
En 1,965, Myron Fass, dueño de varias revistas, decidió entrar en el renovado genero de superhéroes (gracias a cierta casa de las ideas) y lanzó su historieta de su personaje que llamó Capitán Maravilla (aprovechando el todavía recordado nombre del héroe de Fawcett) las ventas eran erráticas y la historieta siempre tenia problemas con National Periodical Publications por su decidido mal gusto de usar nombres y palabras registradas en sus historias con una aparente intención de vender como sea su producto.
El uso de la palabra “Maravilla,” puso a Fass en un enfrentamiento judicial con Marvel Comics y esto hizo ver a su propietario, Martin Goodman que “Marvel” debería tener su propio “Capitán Maravilla” y le dijo a Stan Lee que creara uno, Fass descontinuó su Capitán Maravilla, pero eso es otra historia.
En principios de la década de los años setentas, en la editorial National / DC se decidió que seria muy útil para ellos, si pudieran publicar las aventuras del “original” Capitán Maravilla y varios de sus personajes relacionados como Sr. Escarlata, Ibis, Hombre Bala, etc.
Carmine Infantino, editor ejecutivo de esos años, pensando que en Fawcett estarían felices de deshacerse del “gran queso rojo,” los llamó y lo que ellos le contestaron fue que les hicieran una oferta.
National / DC simplemente arrendó los personajes de Fawcett, no eran suyos.
(Años después, DC Comics eventualmente compraría los personajes en el acto, esto parece que era su modus operandi, en vez de embrollarse con tratos, ellos usaban su dinero para comprar y salirse de tratos complicados, recuerden lo visto en WONDER WOMAN: EL MITO DE LA MUJER MARAVILLA A PERPETUIDAD. )
Aunque Superman estuvo descorriendo las cortinas para presentar a Billy Bastón convirtiéndose en el Capitán Maravilla en la portada del primer numero de ¡SHAZAM! en 1,973 (ya sabemos que ese titulo fue una salida para no infringir los derechos del Capitán Maravilla de Marvel Comics como vimos en TM: EL EFECTO DE LA MARCA REGISTRADA EN LOS COMICS. ) él no hizo ninguna aparición en ningún numero, es más, la editorial había decidido que la colección era su propio universo separado del universo DC.
Básicamente la historieta fue diseñada como una continuación de la línea de historietas Fawcett.
En 1,974 se decidió hacer una prueba entre el publico para ver si se podía iniciar un proceso de integración de personajes Fawcett al universo DC.
Si ellos lograron en ese tiempo que la Sombra (mientras tenían los derechos del personaje para usarlo) le diera la mano a Batman (¿su mejor imitador?) ¿Por qué estos dos súper musculosos no lo hacían ya?
SUPERMAN #276 mostró el primer encuentro del hombre de acero y el Capitán Trueno (¿¡?!) Al parecer todavía había dudas para hacerlos encontrarse y se prefirió inventar a un doble llamado Willie Fawcett que al frotar su hebilla del cinturón mágico y gritaba “¡trueno!,” una explosión mágica estelar lo convertían en el Capitán Trueno, poseedor de los siete poderes espirituales otorgados por Merokee, el ultimo de los grandes hombres medicina de la tribu Mohegan, como ven en las imágenes.
Como ven, todo esta ligeramente cambiado, personalidades y trajes, nombres cambiados para proteger a los culpables, er, inocentes creativos de esa aventura de dos partes.
Parece que dentro de NPP / DC se pensaba era que la existencia de Billy Bastón / Capitán Maravilla seria difícil de aceptar en el mundo “real” de un extraterrestre mesiánico que vive entre los débiles humanos. Lo que hacían con su Popeye / Capitán Fuerte ya era jocoso, pero esto fue…saquen sus propias opiniones, damas y caballeros.
El mensaje parecía ser que nadie en la editorial tenía confianza en que Superman y el Capitán Maravilla pudieran pertenecer al mismo mundo y menos en salir juntos en una aventura.
Los súper tipos recién se verían los rostros por primera vez en LIGA DE LA JUSTICIA #137 (donde aparecerían personajes de Fawcett Comics que técnicamente no estaban autorizados, en DC se creía que podían explotarlos y después descubrieron que debían pagarles por haberlos usado)
Los dos súper sujetos volverían a verse para nuevamente darse de golpes en el especial tamaño tesoro EDICION PARA COLECCIONISTAS-58 en 1,978.
¿Pero que sucedió con la colección del original Capitán Maravilla?
Al revivir al Capitán Maravilla y su familia en 1,973, NPP / DC no consideró los gustos actualizados de los posibles compradores y sus propios lectores.
Los primeros números de su nueva colección no eran tan buenos como las historias publicadas en la era de oro, a pesar de utilizar el mismo ambiente y estilo en las nuevas historias. Tal vez la historieta tuvo algo de apoyo en sus ventas, gracias a los seguidores de la teleserie “¡Shazam!” para llegar a su último numero 35 en 1,978.
Casi todos estaban de acuerdo que su falla estaba no en la recreación sino en que eran muy simples para los chicos de los años setentas y no estaban engarzadas en su nueva realidad editorial, tal ligereza hizo que el “gran queso rojo” no pudiese crecer en esa continuidad DC.
En el 2,007, el escritor / dibujante Jerry Ordway dijo algo que merece prestarle atención: “esta es mi propia opinión sobre porque “Shazam” nunca ha triunfado en DC y porque DC no tiene una historia con un triunfal “Shazam.” Capitán Maravilla fue un éxito para Fawcett no para DC, así que mi sensación es que ellos nunca lo han visto teniendo potencial para llegar a una enorme masa de lectores. Con algo como Flash, ó Mujer Maravilla, ó Linterna Verde, ellos tienen intereses creados.
DC no compró los derechos por Shazam hasta fines de los años ochentas o en los años noventas, antes de hacer eso, ellos tenían que pagar una cuota a Fawcett por cada aparición que hacían [los personajes] y eso es lo que limitaba la inclusión del Capi en las historias de DC. Ellos no aseguraron a los otros héroes Fawcett hasta que yo los requerí en PODER DE SHAZAM. Mi punto es que Shazam es un hijo adoptivo, mientras los otros personajes DC son los hijos e hijas favoritos.”
Siempre ha existido intentos de adaptar ó hacer sus historias más serias en décadas pasadas, pero cuando perteneces al mundo del héroe que por generaciones se dijo que es el numero uno en su universo y que el Capitán Maravilla es solo un remedo, hasta el mortal más poderoso no puede sacudirse del aspecto de parecer siempre un numeró dos.
Escrito por Héctor Augusto Sovero Gastañeta.