jueves, 30 de diciembre de 2010

KINGDOM COME: VENGA EL REINO A NOSOTROS.

En 1,996, el ilustrador Alex Ross, aprovechando el impulso obtenido en su carrera por “MARAVILLAS,” comenzó a trabajar en una historia “elseworlds” para las historietas DC sobre un futuro cercano donde una nueva generación de héroes con su actitud destructiva y caótica remecen la estabilidad del mundo hasta ponerlo al borde de un ambiente apocalíptico.
Mark Waid escribió sobre el arte pintado realista de Ross, hasta al punto de lograr otro hito en la editorial como lo fue “El Caballero Oscuro Regresa” y “Los Vigilantes.”
Al salir a la venta en 1,997, esta mini serie de lujo de cuatro partes en la línea de las “Historias Imaginarias” es una interesante reflexión de la moda de los superhéroes de los años noventas.
Ross tuvo claramente un gozo al diseñar disfraces para los nuevos personajes, modernizar la apariencia de los veteranos personajes y de paso incluir a su padre como el reverendo McCay, uno de los personajes principales de la historia que funge como testigo atribulado de la situación precaria de esta realidad.
En el universo DC, vemos un mundo donde los meta humanos “duros y lúgubres” básicamente han tomado el control, llevando a un vasto monto de caos.
Resumiendo, trata sobre Superman saliendo de su retiro (causado por una tragedia) viendo que es necesario hacer algo sobre el problema llamado “superhéroes.” Lo que no sabe el hombre de acero es que hay otras fuerzas que están reuniéndose para tratar de solucionar el problema a su modo.
El regreso del súper hombre provoca un resurgimiento de súper heroísmo tradicional, Supes reúne a todos sus viejos amigos en una reformada Liga de la Justicia, luego descubriría que al retirarse, él fue un factor que a la nueva generación de súper seres le faltó: inspiración. Al faltar su presencia como una fuerza guía, esto fue algo que colaboró en la perdida de la buena conducta de un héroe.
Superman logra obtener un número de conversos a su forma de pensar, pero hay también un número igual de “héroes” que no siguen el punto de vista del kryptoniano, llevando a una serie de conflictos.
Supes eficazmente impone su voluntad sobre estos descarriados, algo que provoca debates por las implicaciones éticas en sus acciones y hace que Batman ya no comparta la cruzada política de su amigo. El hombre murciélago se aparta de la Liga para organizar su propia fuerza de oposición.
Todo finalizara en la batalla que termina con todas las batallas, héroes versus héroes versus villanos, mientras los preocupados gobiernos del mundo se preguntan si deberían tratar de deshacerse de una vez por todas de TODOS los súper sujetos.
Hasta el día de hoy, DC continúa explotando este cuento por ideas en su continuidad.
Escrito por Héctor Augusto Sovero Gastañeta.