viernes, 2 de julio de 2010

WONDER WOMAN: EL MITO DE LA MUJER MARAVILLA A PERPETUIDAD.

En una época, se decía que si DC Comics no publicaba “la Mujer Maravilla,” al menos 4 veces al año, los derechos de la propiedad revertirían a los herederos de William Moulton Marston, creador del personaje.
Actualmente eso ya no es valido, pero en los años ochentas, ese era uno de los términos que DC estaba sujeto a seguir. Otro era que siempre la marca “Mujer Maravilla” (logotipo) indicara ser la figura principal. Es por eso que DC publico la mini- serie LEYENDA DE LA MUJER MARAVILLA escrita por Kurt Busiek y dibujada por Trina Robbins, mientras el reinicio oficial por Greg Potter y George Perez todavía estaba siendo desarrollado. A causa de esa lentitud, DC tenía que publicar algo para cumplir con los términos del acuerdo.
Ellos específicamente le indicaron a Busiek que no hiciera algo que llamara mucho la atención, porque no querian disminuir el impacto del regreso oficial del personaje. Así que les dio algo nostálgico y gentil de leer en los ratos de ocio.
En los años siguientes, DC en algún momento logro comprar el personaje en el acto, por ello, esos términos contractuales dejaron de ser validos.
La Mujer Maravilla continua siendo rentable, las ediciones extranjeras y tomos empastados hace ganar más dinero a DC que algunos de sus comics bien colocados en las listas de éxitos. También es una fuente de ganancias el autorizar productos con su apariencia o nombre en ellos.
La heroica amazona continua vigente gracias al apoyo de sus lectores de ambos géneros y manteniendo un seguimiento popular por parte de los que no compran comics. Ella es el estandarte de las historietas femeninas DC que la siguen (Superchica, Batichica, Sirenas de Ciudad Gotham, Power Girl, Batwoman, etc.) y, si, también las leen los chicos.
Escrito por Héctor Augusto Sovero Gastañeta.