viernes, 2 de julio de 2010

COMO DESAPARECIERON LAS HISTORIETAS EN TERCERA DIMENSION.

Ahora esta muy de moda usar la tercera dimensionn en las peliculas como en los años cincuentas.
Hablando de eso, las historietas estadounidenses estaban en un punto bajo en términos de ventas, así que cuando salía una nueva moda que parecía que iba a imponerse muy bien, todas las editoriales se lanzaban “dentro de la piscina.”
Cuando se publicó una historieta hecha en tercera dimensión titulada World’s First comics estelarizada por Mighty Mouse (conocido como Súper Ratón) emulando la tendencia de producir películas de cine con ese proceso, esta se vendió más de un millón de copias en 1,953 y las editoriales competidoras tomaron nota. A pesar de tener un costo doble superior a la historieta promedio que se pagaba en esa época, se publicaron algunos productos en 3-D.
Una organización separada creó un novísimo proceso de 3-D, este grupo independiente estaba formado por Leonard y Norman Maurer junto con el caricaturista Joe Kubert (si, el hoy famoso dueño de una importante escuela de arte), se llamaba American Stereographic Corporation y el grupo autorizaba su proceso a cualquier compañía de historietas dispuesta a pagarles. Todo se volvió un asunto muy amargo en 1,954, cuando William Gaines, dueño de Entertaiment Comics, inició una acción legal por infringimiento de patentes contra todas las editoriales de historietas que usaran el proceso en tercera dimensión.
El experto Ray Zone describe que, “durante una búsqueda de patentes, Gaines descubrió una patente fechada 13 de octubre de 1,936 (Patente no. 2, 057,051) por Freeman H. Owens que era un Método de Dibujar y Fotografiar Estereoscopicamente Figuras para realzar, y describía la reproducción de una caricatura de un periódico con partes separadas de la caricatura copiadas en hojas transparentes separadas y opacas en la parte trasera que corresponde con el contorno en cada caso. Las hojas de celuloide ventajosamente fueron recombinadas y copiadas para hacer un par de vistas estereoscópicas al moverlas posteriormente.”
Leonard Maurer dijo, “un mes antes de su expiración, Gaines le compró la patente al moribundo Owens por unos cuantos cientos de dólares, una patente que nunca apareció en nuestra búsqueda de patentes, entonces Gaines inició demandas por infringimiento de patentes contra todos los editores de historietas en 3-D incluyendo a St. John. Esa demanda estaba basada en grabaciones clandestinas individuales de reuniones con Joe y Norman donde Gaines me acusaba de robar la patente de Owens de la oficina de Patentes, que gran chiste, eso disparó las renuncias de Harvey Kurtzman y Bill Elder, quienes habían obtenido revelaciones confidenciales del proceso entero por mi y se sintieron traicionados por Gaines cuando falsas acusaciones aparecieron en la corte.
El famoso juez Liebowitz descartó el caso con el comentario que la declaración de Gaines se leía como ‘una historia fantástica sacada de las historietas de Mad’ (Loco), pero eso sirvió para su propósito y arruinó mis oportunidades de autorizar el proceso Illustereo 3-D a cualquiera.”
Una victima de la demolición del negocio, cuando todo esto estaba sucediendo, fue Harvey Comics que estaba lanzando una campaña agresiva en apoyo de su producto, Capitán 3-D por Joe Simon y Jack Kirby. A pesar de ser una historieta producida con alta calidad, esta no se pudo vender bien causando una perdida de mas de $200,000 para la editorial. La acción de Gaines, junto con el alto costo de elaborar historietas en 3-D, sumadas al costo de publicar las historietas mismas, con la carga de grandes cuentas legales y gastos elevados inesperados efectivamente destruyó el mercado de la tercera dimensión.
Escrito por Héctor Augusto Sovero Gastañeta.