viernes, 9 de julio de 2010

JLA: CUENTOS CON EL CHICO CHASQUEADOR DE DEDOS.

En los viejos días de la era de plata, siempre me pareció irresponsable que la Liga de la Justicia –quienes tenían compañeros como Jaimito Olsen, Robin, Aqualad, Chico Flash, Chica Maravilla y Veloz- escogieran a “Snapper” Carr, un civil sin poder alguno como “miembro honorario” y le permitieran acceso a su cuartel y secretos, mientras les decían a sus respectivos discípulos que eran demasiado inexpertos para unirse a la Liga, o como un principio que ellos organizaran su propio club.
¿No debería haber sido permitido que los originales Titanes Adolescentes hubieran estado al menos adentro del cuartel de la JLA como observadores? Meses después, al leer comics de Marvel, yo comprendí la razón de tal negativa. Los editores de National/DC creían que era necesario para que los chiquillos estadounidenses se sintieran que formaban parte de esta Liga como un miembro más. Gardner Fox vino con la idea de “Snapper” para ser la representación del lector, cuya característica notable era chasquear (snapping) sus dedos en exceso. Pero no tenia mucho sentido su presencia más allá de su primera aparición en la primera pelea contra Starro.
Tenía mucho más sentido para un lector ver un personaje como el adolescente Rick Jones ser un Vengador o andar con ellos. Después de ser el compañero de Hulk, él formó la Brigada Adolescente, un grupo de jóvenes que brindaba una red de comunicación vía radios de aficionados, casi siempre alertando a las autoridades sobre crímenes y cuando sucedía alguna catástrofe. En el paso de los meses, Jones comenzaría a recibir entrenamiento del Capitán América y luego volvería a andar con Hulk, el peligro si que era su segundo nombre. Volviendo con el tema, unos pocos años después, como avanzaban las historias, ya no había un lugar para Carr en ellas y nadie se quejó mucho por eso. El muchacho dejaría de aparecer en la colección, y fue en 1,969 cuando Denny O’Neil estaba haciendo historias “realistas” que se les ocurrió utilizar al “elemento” tonto llamado mascota transformándolo en alguien que se deprimió y se enfureció contra la Liga por “arruinar” su vida (¡¿?!) convirtiéndose en un traidor y asociándose con el Guasón para acabar con los justicieros.
Por diez años y algo más, pocos escritores usaban a Carr en sus historias, el ahora un joven adulto considerado redimido por su grave falta, hizo apariciones extremadamente escasas en la continuidad DC, pero fue en una de esas aventuras raras donde la editorial finalmente se dio cuenta de algo rarísimo ¡nunca le habían puesto un verdadero nombre a “Snapper”!
Así que en FAMILIA DE SUPERMAN #195 en el segmento de Superchica donde “Snapper” estaba apareciendo, al escritor J.C. Harris le fue encomendada la tarea de bautizarlo con un nombre por el editor Julius Schwartz.
Esto fue finalizando la década de los años setentas y Harris siendo un admirador de “La Guerra de las Galaxias” de George Lucas, quiso hacerle un homenaje al director de cine y a partir de ese día, el personaje es conocido como Lucas “Snapper” Carr.
Escrito por Héctor Augusto Sovero Gastañeta.