viernes, 2 de julio de 2010

UN NUEVO NEGOCIO DE LOS FILMES DE HISTORIETAS: LANZANDO SUS PROPIOS HEROES.

Siempre existe la posibilidad que Hollywood evite el uso de los mismos comics y haga su propia versión de un héroe de historieta desde cero. Y tal vez podría ser lanzado como una historieta después de su éxito fílmico.
Con el triunfo de franquicias basadas en súper héroes como Batman y Hombre de Hierro ó novelas de fantasía como Harry Potter y Crepúsculo, es todavía algo raro para Hollywood que logre inventar su propia franquicia original e exitosa.
Con la aparición de “Avatar,” algunos en Hollywood tienen la esperanza de poder entregar algo totalmente original que encienda la imaginación, como sucedió hace décadas atrás con “La Guerra de las Galaxias” y que con su triunfo se creó un universo extenso engendrando colecciones de historietas y muchas más cosas que les llenaron los bolsillos a varios en la industria del cine estadounidense.
Claro que los intentos de los estudios de cine para explotar sus propias franquicias de superhéroes no han sido totalmente aceptada por admiradores de las historietas, como ejemplo, hace poco que Hollywood vio la relativamente fría recepción a “Hancock” por parte de su sector.
También tienen dudas sobre si es rentable invertir en filmar sus propias historietas. Existe una predisposición entre los estudios de hacer películas basadas en material previamente existente, porque al menos es algo que pueden manipular y apoyarse en la base construida por sus fanáticos. Es por eso que se arriesgan a hacer las adaptaciones como “El Equipo-A,” en lugar de hacer algo nuevo, porque Hollywood espera que exista un publico establecido y un factor de reconocimiento que ayude a obtener ganancias, compensando los altos gastos de producir tales filmes.
Así que la familiaridad con las historietas, personajes de tiras cómicas y súper héroes es la razón principal que los estudios van detrás de ellos para ver si estos productos que son estimados por millones en el mundo pueden ser aprovechados y nosotros esperando ver como las cosas se desarrollan en la gran pantalla.
Escrito por Héctor Augusto Sovero Gastañeta.