sábado, 29 de octubre de 2011

UN CASO DE ¿QUIÉN SE COPIA DE QUIEN?

Entre las variadas historias de éxitos en la industria de la historieta mundial, podemos mencionar la de cuando un creador tiene su historieta adaptada para el cinema.
Hasta si el resultado final no es bueno, al menos se recibe un simpático cheque para los creadores, quienes no siempre reciben grandes salarios por su trabajo.
Como todos sabemos, esa es la manera en que las cosas funcionan así hoy.
Pero no siempre ha sucedido de esa manera para algunos creadores de historietas.
Hace décadas atrás, en los años noventas, Richard Stanley escribió y dirigió una película llamada “Hardware” que resulto ser el éxito inesperado del año.
Para ser breve, la trama era sobre un robot asesino que amenazaba a la novia de un hombre en el apartamento de ambos.
La película cuyo costo de producirla fue debajo de dos millones de dólares, termino ganando una buena cantidad de dinero.
El único punto que no cerraba bien en esta historia de éxito, es que gran parte de la trama de la película fue plagiado de un cuento corto de terror que apareció en ANUARIO JUEZ DREDD 1,981 titulado “¡Shok!” Este cuento fue escrito por Steve MacManus y Kevin O'Neill, dibujado por O'Neill con una extensión de 7 paginas. Uno puede especular que Stanley sintió que las historietas 2000 A.D. de hecho no tienen valor.
Un juez de la vida real no pensaba lo mismo, y desde ese día, Steve MacManus y Kevin O'Neill se convirtieron en los escritores de “Hardware.” Y en consecuencia, ellos recibieron su parte de todas las ganancias.
La más rara posdata a esta historia fue agregada por el mismo Stanley, “es extraña la forma en que las cosas dieron vueltas; la gente de 2000 A.D. me demandó, y después se me ofreció el filme del Juez Dredd.”
Solamente en Hollywood, ¿eh?
Pero si hablamos de Hollywood, el cuento de la historieta británica esta fuertemente modificado del tercer segmento escrito por Richard Matheson para el filme titulado “Trilogía del Terror” en donde se veían tres historias de horror, todas protagonizadas por la actriz Karen Black (en diferentes papeles.)
Resumiendo, en la tercera parte, se ve al personaje representado por Black siendo perseguida por toda su casa por un diminuto muñeco fetiche africano que intenta asesinarla.
Después de muchos ataques (como en “¡Shok!”) la mujer termina destruyendo al muñeco.
Al entrar su pareja a la casa, él descubrirá que ella ha sido posesionada por el espíritu maléfico que contenía el muñeco.
Es mucho mejor verla para que todos saquen su propia conclusión.
Escrito por Héctor Augusto Sovero Gastañeta.