martes, 11 de octubre de 2011

EL HOMBRE COSA CONOCE A SHANG-CHI.

Y ahora ENTRA EL AMO DE LAS ARTES MARCIALES DE MARVEL.
En 1,974, Steve Englehart, era el escritor de SHANG-CHI, MAESTRO DE KUNG FU, pero por alguna razón, estaba por dejar al personaje que había ayudado a crear para la editorial.
Probablemente para concentrarse en otras historietas de ese tiempo.
Su despedida fue en el numero 19 donde figuraba el equipo mas raro de personajes Marvel, Shang-Chi y el sin mente del Hombre Cosa.
En continuación del número anterior, un cargamento secreto del malvado Dr. Fu Manchu (padre de Shang) estaba entrando clandestinamente en los Estados Unidos por Florida.
El cargamento era de una droga mortal llamada Mimosa.
Shang-Chi lo había destruido todo, pero cayo victima de sus efectos, comenzando a huir alucinando, desorientado y perdido en los pantanos de Florida.
Para darle una lección por su osadía, Fu Manchu envía dos asesinos detrás de su hijo.
La historia fue dibujada por un joven dibujante de nombre nada conocido, Paul Gulacy, quien había reemplazado al otro co-creador, Jim Starlin.
Lo único que mantenía cierta continuidad para la vista de sus lectores era el entintado de Al Milgrom.
Mientras trata de superar los efectos de la mimosa, Shang-Chi se topa con el musgoso ser y vemos como se cumple con lo anunciado en la portada.
Naturalmente, esto es gracias a la idea que los personajes populares de una historieta pueden presentarse en otra, participando de la aventura y así fortaleciendo el concepto de un universo compartido.
Englehart debe haber tenido buenas acotaciones de Roy Thomas (editor) y Steve Gerber (escritor) al usar a la criatura del pantano.
Lo que se demuestra en la pelea es que las artes marciales no sirven contra el macabro Hombre-Cosa.
La buena fortuna del Maestro del Kung Fu es que durante su pelea, a pesar de estar medio drogado, no sucumbe al miedo.
Eso es lo que le salva la vida.
Lo que no sucede con los dos asesinos, al tener que enfrentar al Hombre-Cosa con un gran temor, esto causa que el ente fangoso se enfurezca demasiado y los carbonice al instante.
Fue un número bien escrito como despedida de Englehart, con la aparición especial e inesperada de la versión Marvel de Kwai Chang Caine (¡!) incluyendo una pelea de dos personajes principales del mundo Marvel que siempre es tradicional y aporta dividendos.
Escrito por Héctor Augusto Sovero Gastañeta.