sábado, 1 de octubre de 2011

LOS CURIOSOS CEMENTERIOS DE LOS SUPERHEROES DC.

Contrario a su reputación tenebrosa en el mundo de la fantasía, los cementerios en el mundo real son usualmente refugios bien cuidados de contemplación pacifica.
No así en el mundo de las historietas de súper héroes, donde los cementerios son lugares donde rutinariamente se aprestan los ataques de súper villanos, suceden resurrecciones de improviso o los súper héroes con la culpa en su alma, gritan juramentos angustiantes a los cielos.
Uno podría decir que es un requisito para muchos súper héroes que la culpa los ponga melancólicos desde sus inicios.
De hecho, en el origen de dos paginas en SUPERMAN # 1 de 1,939, se asienta como precedente, un panel mostrando un momento de decisión de Clark cuando visita las tumbas de sus (todavía no tenían nombres) padres adoptivos.
Hablando de terror en el siglo pasado, el horror en el genero de historietas de los años cincuentas se volvió tan dominante que hasta títulos de buen humor y graciosos fueron forzados a radicalmente oscurecer sus argumentos como pueden ver en la portada de PLASTIC MAN # 38 (1952) en donde emboscan al Hombre Plástico y su compañero.
Con el código de censura, eso llegó rápidamente a su fin.
Pero nunca decir nunca jamás.
Durante finales de los años sesentas y comienzos de los años setentas, una vez más, las portadas de las historietas de superhéroes se las colocaba en posiciones mucho más oscuras.
En 1,968, para ser precisos, en BATMAN #202 aparece el Hombre Murciélago y su compañero Petirrojo interviniendo en uno de los juegos mentales que popularizaban los súper villanos en los cementerios: una tumba personalizada para un superhéroe que aun estaba con vida (¡!)
Bastante costoso, claro, pero muy efectivo.
En ese mismo año, en TEEN TITANS # 14, el anillo mágico del villano llamado Gárgola ha causado que tres de los Titanes Adolescentes desaparezcan en el limbo, dejando solamente a Robin para enfrentar al tipo malo (y sus propias dudas) ante las “tumbas” de sus compañeros de equipo.
En uno de esos episodios alternativos de la vida del Superhombre que apareció en SUPERMAN # 215 (1,969), en esa ocasión lo vemos como el viudo de acero, lamentando la perdida de su fallecida Lois Lane (¿no señora Kent?) con su hija llamada Lanie.
Noten que la fecha de nacimiento de Lois en la lapida es 1,938.
Es el mismo año en donde el personaje hizo su debut en el original ACTION COMICS # 1.
Esto la hace tener una edad de treinta uno en 1,969.
Algo que quedaba bien en la “novela” imaginaria.
Y ahora pasamos a compañeros traicionados.
En WORLD'S FINEST # 195 (1,970) podemos ver a Robin, el asistente de Batman y Jaimito Olsen, el amigo de Superman, siendo forzados a cavar sus propias tumbas a punta de pistola.
Los jóvenes están siendo obligados, nada menos, por sus compañeros adultos profundamente chiflados: Superman y Batman (¡!)
Siguiendo con las usuales travesuras juveniles, encontramos a los Titanes Adolescentes tratando de enterrar el muñeco Moojum.
Ellos creen que eso podría salvar a su compañero de equipo, Mal, que es de raza negra, de los fantasmas engendrados por el vudu.
Todo esto causado por un tratante de esclavos y sus sabuesos en TEEN TITANS #41 (1,972).
Como el campeón indiscutible de la melancolía en un cementerio DC Comics, tenemos al cruzado encapotado de la ciudad de Gotham.
Todos los que lo conocen por décadas saben que siempre ha marcado en su registro incontables horas estando ante las tumbas de sus padres asesinados.
Como un cambio de ritmo, alguien pensó que seria novedoso que el personaje podría actuar muy lúgubre ante su propia tumba (¡!)
Pueden ver la portada de BATMAN #242 (1,972.)
Al especular sobre esto, podría deberse que se hizo para evitar estar estancado en la misma secuencia hartamente conocida.
Y siguiendo con el detective encapuchado en sus paseos por los cementerios, en BATMAN #252 (1,973), el paladín de la justicia esta demasiado atónito ante el ataúd vació del sujeto llamado Spook (fantasma.)
Tan atónito que no nota que el extraño artista del escape esta funestamente sobre él.
Otra aparición impactante de un miembro de la familia muerto sucedió en ACTION COMICS # 507 (1,980), donde Pa Kent intempestivamente aparece para una visita (¡!)
Lo que sucedió fue que el viejo Pa fue enviado por unos amigables alienígenas a viajar hacia el futuro para que él pudiese ver por unos instantes a su hijo adoptivo hecho todo un Superhombre ya crecido.
En FLASH # 343 (1,985), Barry Allen y su abogada van a ser atacados por Cara Dorada, aunque la perspectiva de la mano gigante del súper villano parece que estuviese agarrando otras partes “legales” de la abogada.
En fin, el verdadero horror es que el héroe centellante esta vendiendo pésimamente y su colección esta a punto de ser cancelada, para luego poder “matarlo” en algo que posiblemente hayan escuchado, Crisis en Tierras Infinitas.
Mike Mignola antes de llegar alto con su Hellboy, parece que hubiera estado preparándose para hacer escenarios bastante escalofriantes como la portada de THE SPECTRE (VOL. 2) # 7 (1987), en donde vemos al Espectro, Zatanna y Madame Xanadu realzando sus votos góticos al andar juntos en el cementerio.
Y después de muchas décadas, en la portada de ADVENTURES OF SUPERMAN # 444 (1,988), todos vemos a Supes (levantando los brazos con puños cerrados en cuclillas e imaginamos que debe estar súper gritando el conocido cliché: “¡NOOOOOO!”) ante las tumbas de los Kents.
Ojo que no son SUS padres adoptivos.
Estas tumbas son de los padres adoptivos del Superniño de una Tierra paralela.
Aunque exactamente no es un súper villano, el fantasma celoso de David Knight atacó a su hermano Jack, el Hombre Estrella en la portada de STARMAN # 5 (1,995.)
Felizmente, los muchachos eventualmente se calman y deciden hacer su encuentro sobrenatural, un evento anual, sin peleas.
Diez años después, vemos la portada de THE SPECTRE (VOL. 3) # 58 (1,997) hecha por el talentoso Bernie Wrightson.
Eso confirma que es uno de sus lugares favoritos del fantasma vengativo.
También que siempre hay alguien que quiere ilustrar al Espectro mostrándose frenético entre las apretadas tumbas de los cementerios.
Ahora ya llegó el momento de salir de estos terrenos sagrados decididamente nada pacíficos en el reino de las historietas.
Escrito por Héctor Augusto Sovero Gastañeta.