sábado, 29 de octubre de 2011

CINCO CURIOSOS CASOS EN LOS CEMENTERIOS DE SUPERHEROES MARVEL.

Contrario a su reputación tenebrosa en el mundo de la fantasía, los cementerios en el mundo real son usualmente refugios bien cuidados de contemplación pacifica.
No así en el mundo de las historietas de súper héroes, donde los cementerios son lugares donde rutinariamente se aprestan los ataques de supervillanos, suceden resurrecciones de improviso o los súper héroes con la culpa en su alma, gritan juramentos angustiantes a los cielos.
Uno podría decir que es un requisito obligatorio para muchos súper héroes que la culpa los ponga melancólicos desde sus inicios.
Hablemos de cementerios de historietas que son sitios ideales para ataques sorpresivos de supervillanos.
Por ejemplo, un apenado Rick Jones, quien estaba tratando de ser Bucky II, se encuentra demasiado distraído con su llanto por la aparente desaparición del centinela de la libertad.
Solo miren al siniestro escuadrón de agentes de Hidra entrando sigilosamente en la portada de CAPITAN AMERICA # 113 (1,969.)
Excelente historia escrita y dibujada por el sicodélico Jim Steranko.
En otro cementerio, el plan de venganza ideado por el malvado Marca de Fuego (Firebrand) en contra del conocido héroe blindado Iron Man (su archienemigo) tiene un toque siniestro al desarrollarse un duelo entre ambos en el solemne lugar.
Aunque el escenario es tetrico en HOMBRE DE HIERRO #59 (1,973), los maniáticos diálogos del Tizón son decididamente lúgubres para la situación.
La portada es de Rich Buckler en su época de copión de Neal Adams.
Como una variación rara del tema de los árboles secos sin hojas, vemos en la portada de SORPRENDENTE HOMBRE-ARAÑA #181 que figuran algunas hojas que son llevadas por el viento, mientras el Hombre Araña dramáticamente esta de rodillas con ambos puños bien apretados, mientras sobre su cabeza están las cabezas de algunos súper villanos en las nubes.
Pero no hay árboles (¿?)
Gil Kane debió estar de prisa en hacerla.
El viejo truco de una tumba personalizada para un superhéroe que aun esta con vida es usado por el súper villano llamado Asechante de la Muerte en DAREDEVIL #158 (1,979) al buscar venganza por haber sido lanzado por el Temerario a un contenedor de acido en su ultimo encuentro que mencione cuando EL HOMBRE COSA CONOCE A DAREDEVIL.
Aunque probablemente este truco no es muy efectivo con el Hombre Sin Miedo. Ustedes verán, él es un súper héroe CIEGO que tendría que pasar sus súper sensitivos dedos sobre la lapida para captar la broma pesada de la inscripción “descanse en paz.”
Oh, de paso, por si quieren saberlo, este fue el número en donde debutó para el grupo Marvel, cierto dibujante joven en el negocio llamado Frank Miller,
Tal vez han escuchado algo de él.
Como el campeón indiscutible de melancolismo en un cementerio Marvel Comics tenemos al asombroso trepador de muros.
En la portada de SORPRENDENTE HOMBRE-ARAÑA #196 (1,979) vemos a Peter Parker / Hombre Araña consumido por la culpa ante la muerte aparente de su amada Tía May.
Como nota aparte, aquí alguien si tomo en cuenta de donde aparecen las hojas flotando en las tumbas que visita el héroe arácnido.
Encima de la lapida de la señora Parker, hay un árbol seco sin hojas y distorsionado grotescamente como se espera en lugares lúgubres de historieta.
Y esta vez en el cielo, vemos parte del Hombre Araña como un espectro, pero como usualmente se pone en sus visitas al sagrado terreno, con ambos puños bien apretados.
Con todo dicho, es hora de salir de estos cementerios decididamente nada pacíficos del reino de las historietas.
Escrito por Héctor Augusto Sovero Gastañeta.