viernes, 21 de octubre de 2011

EL HOMBRE COSA CONOCE AL HOMBRE ARAÑA.

En 1,975, la historieta especial titulada TAMAÑO-GIGANTE HOMBRE ARAÑA # 5 por Gerry Conway y Ross Andru, nos muestra a Peter Parker tratando de obtener fotos exclusivas del Hombre-Cosa.
Después de llamar al Dr. Curt Connors en Florida para pedir su ayuda en cuanto llegue, Connors al divagar sobre el ente musgoso, rompe un frasco con gas experimental que ayuda al proceso de convertirlo en el letal Lagarto.
Una vez como el Lagarto, se oculta en los pantanos esperando encontrar en su camino al Hombre-Cosa para usarlo en contra del mundo.
En la parte clara del pantano, hay un industrial bioquímico llamado Edmond Arnstead que desea suicidarse por sus malos negocios y con el dinero del seguro, dejarle algo a su familia.
Mientras el sujeto esta con pensamientos negativos, no ve acercársele un cocodrilo.
En eso, aparece el macabro Hombre-Cosa, Arnstead cree que lo va a atacar, cuando en realidad es salvado de ser una presa fácil del cocodrilo.
Después de deshacerse del reptil, el ente que no piensa vuelve hacia lo profundo del pantano.
Arnstead cambia de actitud, ahora cree que puede sacar provecho de la criatura y le sigue los pasos.
Horas después, Arañita llega al hogar de los Connors sabiendo lo sucedido y es atacado por el malvado reptil humanoide, el héroe lo derrota y lo contiene con su telaraña.
Pero el Lagarto contraataca con órdenes mentales a todas las criaturas vivientes del pantano para que vayan en su ayuda, y entra en escena el Hombre-Cosa obedeciendo la orden de destruir al Hombre Araña.
Durante su pelea, Arañita da golpes y patadas sólidas que no se atascan en el cuerpo fangoso del monstruo del pantano.
Aparentemente, Conway no pensó que al editor Len Wein no se le ocurriera una salida ingeniosa para explicar al lector de porque nuestro héroe no termina atrapado en el cuerpo musgoso del monstruo de la misma forma como quedo atrapado Shang-Chi en MAESTRO DE KUNG FU #19.
Así que Wein en una captación lanza un pedido a los sufridos marvelianos para que le den su mejor sugerencia y recibir un respetado “no-hay-premio” (no-prize.)
Volviendo a la historia, Arnstead llega a la escena campal y la señora Connors le pide ayuda, diciéndole que lo necesita para mezclar un antídoto para curar a su esposo de su forma reptilesca, la formula esta anotada y solo necesita prepararla.
El sujeto admite ser un bioquímico pero teme no ayudar correctamente porque ha pasado más tiempo como administrador que como científico, a pesar de sus dudas, él logra hacer el antídoto.
El Lagarto al estar libre, se lanza rabioso y con odio sobre nuestro héroe que termina siendo salvado por el ente musgoso (¿?)
Eso es debido a que las emociones fuertes del Lagarto anularon el control mental sobre el y comienza a darle su merecido.
El antídoto es lanzado por una telaraña sobre el Lagarto y se transforma en Connors.
El Hombre-Cosa sin mente vuelve a vagar por los pantanos, los Connors se confortan uno al otro, Arnstead piensa que tiene una oportunidad para levantar cabeza y Arañita vuelve a la gran manzana…sin ninguna fotografía.
Escrito por Héctor Augusto Sovero Gastañeta.