martes, 5 de octubre de 2010

EL RESURGIMIENTO DEL HOMBRE LOBO DE NOCHE.

En febrero del 2,007, Marvel saco a la venta un especial titulado LEGION DE MONSTRUOS: HOMBRE LOBO DE NOCHE escrita por Mike Carey e ilustrada por Greg Land.
también incluía un relato corto sobre la vida futura del Monstruo de Frankenstein por Skottie Young.
Después de haber estado mucho tiempo en el limbo de los comics, Marvel daba a los lectores, una oportunidad de volver a ver brillar al otro yo peludo de Jack Russell con un excelente trabajo artístico de Land.
Carey construyo una historia bastante presentable sobre Russell entrando en Salvage, Alabama para salvar a una familia de lobos humanos respetuosos de la ley, de los ataques de los vecinos del pueblo liderados por alguien llamado Cal Escher.
Solo queda con vida una joven de nombre Rhonda, su madre y su hermana escogieron darse muerte usando armas y cuchillos.
La chica estaba ahogando sus penas en un bar cerca del cementerio, cuando una pandilla de tipos violentos la atacan, revelando su naturaleza de mujer lobo por medio de una carta de tarot (la luna) y entonces tratan de quitarle la vida.
Russell interfiere y se transforma en el Hombre Lobo, también Rhonda decide hacer lo mismo.
Después de acabar con sus iracundos enemigos, los licántropos dejan el pueblo, decididos a controlar sus aflicciones y vivir sus vidas sin miedo.
El arte es impresionante desde la portada hasta el interior del especial.
La historia es llevadera porque no se trata de reinventar al personaje sino que le da más dimensión.
Russell ha aceptado ser un hombre lobo y parece comenzar a aceptarlo de buena gana.
No mas lloriqueos sobre ser un monstruo, con el apoyo necesario, esto podría haber sido una serie regular, lastima que Marvel estuviese concentrando en otros géneros de su línea de historietas.
Saldrían después otros especiales de La Legión de Monstruos con Satana, Morbius, el Hombre-Cosa en donde también se incluían cuentos cortos de otros personajes de horror de Marvel para mantenerlos en actividad.
Escrito por Héctor Augusto Sovero Gastañeta.