martes, 5 de octubre de 2010

OTRA DESAPARICION MISTERIOSA DE LA ESTAMPA CENSURADORA.

En 1,985, Hombre Asombroso ('Mazing Man) de Bob Rozakis y Stephen DeStefano era una historieta humorística de corte festivo sobre un “superhéroe” alocado quien resulta ser un tipo enano y rico que utiliza un disfraz de superhéroe y ayuda a sus amigos en su vecindario de Queens con varios “dilemas” de estilo “nosotros olvidamos cocinar la comida” y entonces él aparecería para arreglar cosas como esa.
En la historieta también figurarían bastante sus amigos y sus familiares.
El principal narrador de la historieta era su mejor amigo y compañero de habitación, Denton Fixx, un escritor de historietas que se parece a un perro.
En este numero en particular, todo un hallazgo, Denton tiene un bloqueo como escritor, así que los demás personajes le proponen ideas para historias y cada una de ellas es de un género diferente que es dibujado por una diferente luminaria de la industria como Jose Luis Garcia-Lopez, Denys Cowan, Kurt Schaffenberger y Joe Orlando.
Todos contribuyeron con sus talentos para la historia que fue conectada por el dibujante regular DeStefano.
La contribución de Orlando fue la historia sobre un asesino con sierra eléctrica, zombis y el monstruo de Frankenstein. Algunos críticos mencionan que aparentemente el código de censura rechazó la historieta por esas escenas, porque al salir a la venta lo hizo sin su sello de aprobación por la autoridad del código de historietas.
De todas formas, DC Comics la había publicado y por años se ha pensado que el código de censura la rechazo por usar el episodio de terror.
Se le pregunto a Rozakis sobre este incidente y no recuerda que haya habido problemas con la censura por el capitulo de horror en la historieta, más bien él sospecha que el sello ha sido inadvertidamente omitido.
Un caso parecido que se vio en EL MISTERIO DE LA DESAPARICION DE LA ESTAMPA CENSURADORA.
Las portadas están diseñadas por adelantado casi siempre para las pruebas de color e impresión y puede que se haya calculado salir sin el sello al ser rechazados por el código de censura.
Todo queda para la especulación, pues no hay una información precisa.
En otros números de esta colección como en el ejemplar que promociona a “El Caballero Oscuro,” como pueden ver en la imagen, tampoco tiene el sello de aprobación.
Como sea, posteriores revisiones en el código de censura en esos años lograron cambiarlo para fines de esa década, haciendo que el material de horror no fuese tan estrictamente controlado.
Escrito por Héctor Augusto Sovero Gastañeta.